25 de enero de 2019

Un estudio halla similitudes entre la actividad cerebral de adictos a drogas y las obesas graves

Especialistas inciden en "recomendar a los pacientes una alimentación saludable y un control estricto de la ganancia de peso"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio analizado en el III Simposio del Grupo Gallego de Tratamiento de la Obesidad Grave (GGTOG) encuentra similitudes entre la actividad cerebral de personas adictas a drogas y las obesas graves.

Así lo han puesto de manifiesto con motivo de la celebración este viernes en la capital gallega de esta cita que ha abordado en cinco sesiones temáticas el tratamiento de la obesidad mórbida desde las visiones quirúrgica y endrocrinóloga; los aspectos psicológicos de la cirugía bariátrica; y la evolución postoperatoria de esta cirugía.

A ellos se suman la prevención de la situación catabólica tras la cirugía; papel de la cirugía estética; y proyectos de investigación o vídeos quirúrgicos con la presentación de las diferentes unidades de las áreas sanitarias que integran el Grupo Gallego de Tratamiento de la Obesidad Grave, que son A Coruña, Lugo, Pontevedra, Povisa, Santiago y Vigo.

El GGTOG fue creado para abordar un problema de salud pública que afecta en la actualidad a más del uno por ciento de la población española. Asimismo, Galicia es la segunda comunidad con mayor prevalencia del sobrepeso (24,9%) en España, detrás de Asturias y similar a Andalucía.

La inauguración ha estado a cargo del conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña; el coordinador del GGTOG Felipe Casanueva; el presidente de la SEO-SEEDO, Francisco Tinahones; la vicepresidenta de la SECO, Raquel Sánchez-Santos, y el coordinador nacional del Grupo de Nutrición de Semergen, José Manuel Fernández.

En el encuentro los especialistas se han centrado en el seguimiento post-quirúrgico que garantice un estilo de vida saludable de los pacientes intervenidos en cirugía bariátrica, que son los que cuentan con un IMC (Índice de Masa Corporal) mayor a 35 kg/m2.

Según precisa Raquel Sánchez-Santos, vicepresidenta la SECO y presidenta de la Sociedad de Cirugía de Galicia, la "obligación como especialistas", con los pediatras, médicos de Atención Primaria y endocrinólogos, "es recomendar a los pacientes una alimentación saludable y un control estricto de la ganancia de peso, pero algunos casos necesitarán una cirugía bariátrica/metabólica, y la complejidad de estos pacientes hace necesario un abordaje multidisciplinar en el que participen todo tipo de especialistas".

Asimismo, la seguridad de este tipo de cirugía "ha mejorado radicalmente en los últimos años con técnicas mínimamente invasivas y es posible ofrecerla, por lo tanto, a adolescentes con graves problemas de obesidad", ha explicado Sánchez-Santos.

TÉCNICAS MÁS SEGURAS

Al respecto, Javier Baltar, miembro del equipo de Cirugía de la Obesidad del Hospital Clínico Universitario de Santiago, coincidió en su intervención en que el tratamiento de la obesidad grave y sus enfermedades relacionadas debe ser realizado "por un equipo multidisciplinario y el tratamiento se debe controlar de por vida, con el paciente en el centro de la terapia".

Según sus estimaciones, el exceso de peso perdido tras las intervenciones varía en función de las técnicas: 47% tras banda gástrica, un 60% tras gastrectomía vertical, 68% tras bypass gástrico y 80% tras cruce duodenal, y además, ha explicado el doctor, "todas se realizan con laparoscopia con una morbilidad y mortalidad mínimas, inferior al 0,5%".

"Asimismo, se logra resolver con estas operaciones la diabetes tipo 2 entre el 50 y 98% de los casos dependiendo de la técnica empleada", ha añadido.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS

Dentro de los aspectos psicológicos en casos de cirugía bariátrica y grandes pérdidas de peso, la psicóloga clínica Rocío Basanta ha abordado las emociones y relaciones interpersonales tras la operación y el psiquiatra Carlos Delgado-Calvete ha analizado los comportamientos adictivos en la obesidad y tras la cirugía.

De este modo, se ha centrado en una línea de investigación que encuentra similitudes en la actividad cerebral de individuos adictos a las drogas y obesos, en concreto una disminución del número de receptores D2 de dopamina, vinculados a los circuitos de placer y recompensa.

"Como consecuencia, hay propuestas como las de Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el abuso de drogas de EEUU, por considerar la obesidad como una enfermedad psiquiátrica, como una adicción a la comida", ha afirmado el psiquiatra del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi).

Sobre la frecuencia del consumo de alcohol y drogas en personas obesas, la mayor parte de los estudios confirman que la frecuencia es similar a la población en general, si bien tras la cirugía bariátrica "existe un cierto riesgo de aumento del consumo", han indicado los especialistas, "por lo que es importante vigilar este riesgo en el seguimiento postoperatorio", ha indicado Delgado.

En este aspecto, recientes estudios científicos evidencian un incremento del riesgo de suicidio y autolesiones en el proceso post-operatorio, por lo que especialistas insisten en "la necesidad de un seguimiento cercano a nivel psiquiátrico del paciente".

Otras investigaciones constatan cambios en las relaciones interpersonales después de la cirugía bariátrica, aumentando el número de separaciones y divorcios.

RETO

Por su parte, José Manuel Fernández, coordinador nacional del Grupo de Nutrición de Semergen, ha incidido en el "reto que supone la obesidad para cualquier tipo de sistema de salud".

Al respecto, ha destacado que seis de cada 10 españoles tienen un peso excesivo que afecta a su salud cardiovascular e incidencia en distintos tipos de cáncer, los dos principales motivos de mortalidad.

En este sentido, ha destacado el "importante papel de la Atención Primaria" para el abordaje de la obesidad para la "educación sanitaria de la población en hábitos de vida saludables, pilar fundamental de la prevención y tratamiento".

Asimismo, "tras la cirugía bariátrica, el médico de familia es el recurso más adecuado para analizar complicaciones específicas como estados carenciales vitamínicos o minerales, síndromes de vómitos o diarreas, desnutrición y control del estado mental", ha afirmado Fernández.

Para leer más