22 de febrero de 2008

Fuster alerta sobre el aumento de muertes por enfermedades cardiovasculares que crecerán un 200% en los próximos años

El investigador abogó por fomentar la investigación y promover la "importancia" de la salud.

OVIEDO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cardiólogo y director del Instituto Cardiovascular del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, Valentín Fuster Carulla, alertó hoy en Oviedo, acerca del incremento del número de muertes por dolencias cardiovasculares durantes los próximos años. "Es el problema del futuro, un auténtica epidemia mundial", afirmó Fuster, en rueda de prensa posterior a una conferencia que ofreció en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo.

A este respecto, Valentín Fuster declaró que la incidencia de las enfermedades cardiovasculares en la población mundial se incrementará en hasta un 200 por ciento en las próximas décadas.

El investigador explicó que este tipo de dolencias no sólo afectan a los países ricos, sino que los países en vías de desarrollo también se ven afectados por éstas. En este sentido, el experto informó que los fallecimientos por enfermedades cardiovasculares en estos países alcanzan ya el 30 por ciento. "El que piense que este un problema de países ricos se equivoca", apuntó el investigador.

Si las enfermedades cardiovasculares son la causa de un elevado porcentaje de muertes en las naciones con menos recursos, este porcentaje no es menor en los países más desarrollados. En este aspecto, el investigador manifestó, que a pesar de los avances científicos, en los últimos 30 años en EE.UU el número de muertes por dolencias cardiovasculares apenas han experimentado variaciones.

Para el cardiólogo, el principal factor de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares es la obesidad. En este sentido, el experto manifestó que una parte importante de la población "no sabe lo que come", con el claro riesgo que esto conlleva para su salud. "La tragedia de la enfermedad cardiovascular es el consumo", afirmó Fuster.

El experto incidió en la importancia de la prevención desde edades tempranas para evitar padecer enfermedades cardiovasculares. En este sentido, Fuster manifestó que los esfuerzos del futuro deben ir encaminados en potenciar los mecanismo de defensa propios del ser humano. "Hay que activar y manejar mejor los mecanismo de defensas para prevenir las enfermedades cardiovasculares", señaló el investigador.

En otro ámbito, Fuster ligó la buena marcha de la economía de un país a la promoción de la salud y la investigación científica. Así, el investigador declaró que en los últimos años, EE.UU ha gastado más de 400 billones de dólares en tratar enfermedades cardiovasculares. "El sistema es, por tanto, insostenible", afirmó Fuster. En el mismo plano, el cardiólogo afirmó que si a los políticos no les importar la investigación científica, es que "no les importa el futuro".

"Se ha de gastar mucho más dinero en promover la salud que el que se ha invertido hasta ahora", señaló el cardiólogo. Para el experto, las compañías médicas se "han dado cuenta" de que tiene que enfocar sus actividades a la prevención, porque para el resto "no hay dinero".

La investigación científica se revela para Fuster como una vía para paliar los costes económicos de las enfermedades cardiovasculares. "Hablar sólo de investigación genética es un error, porque también lo es prevenir la enfermedad, eso es investigación", afirmó.

Por último, Fuster incidió en la importancia de medidas como las leyes antitabaco. "El que fuma está dañando al que no fuma, si no hay ley no vamos atajar la enfermedad", afirmó Fuster.