15 de septiembre de 2015

Fumar durante mucho tiempo ¿afecta al envejecimiento celular?

Fumar durante mucho tiempo ¿afecta al envejecimiento celular?
FLICKR SIMPLIFICA

   MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han descubierto que el consumo prolongado de tabaco influye en el acortamiento de los telómeros, unas estructuras situadas en los extremos de los cromosomas cuyo menor tamaño se asocia a un mayor envejecimiento celular.

   TELÓMEROS EN FUMADORES

   Diferentes estudios han demostrado que los telómeros de las personas fumadoras son más cortos que los de aquellas que no consumen tabaco, pero ahora este trabajo que publica la revista 'Environmental Research' ha demostrado que dicho acortamiento influye más si el consumo se ha extendido a lo largo de los años que la dosis diaria, aunque esta sea poca.

   "Según nuestro resultados, parece no existir dosis libre de daño si la exposición se ha prolongado en el tiempo", ha explicado Fernando Bandrés, investigador de Toxicología y Legislación Sanitaria de la UCM y coautor del trabajo.

EL HUMO DEL TABACO CONTIENE UN GRAN NÚMERO DE COMPUESTOS QUÍMICOS

   El humo del tabaco contiene un gran número de compuestos químicos, como agentes oxidantes y radicales libres, que potencian el daño oxidativo a nivel celular.

   El acortamiento de los telómeros se considera un balance entre la exposición a estos agentes y la capacidad antioxidante del organismo. Por eso, la longitud telomérica es un indicador de la edad biológica de un individuo.

   "Telómeros más cortos están asociados con un mayor envejecimiento, con todo lo que ello conlleva, como EPOC, enfermedades cardiovasculares y un deterioro general acelerado", ha añadido Zoraida Verde, investigadora de la Universidad Europea de Madrid (UEM) y autora principal del trabajo.

ANÁLISIS DE ORINA Y SANGRE DE FUMADORES

   En el estudio participaron 147 fumadores (79 mujeres y 68 varones) de entre 25 y 65 años, sin ninguna enfermedad. Todos completaron un cuestionario sobre sus características demográficas, dosis de tabaco consumida diariamente y tiempo total como fumador, y los científicos analizaron sus muestras de orina y sanguíneas. La media de consumo de tabaco fue de 21,5 años.

   Para medir la longitud de los telómeros, los autores utilizaron muestras de leucocitos de sangre periférica mediante la técnica PCR, con la que compararon el número de copias del gen que mide el análisis con otro gen de copia única obteniendo un valor relativo de longitud.

   En el estudio también han participado la Universidad de Zaragoza, el Hospital de Guadalajara, el Hospital Carlos III, el Hospital Gregorio Marañón y el departamento de Medicina Ocupacional del Grupo Banco Popular.