30 de julio de 2015

Fisioterapeutas alertan sobre las zambullidas "imprudentes" y aires acondicionados

Fisioterapeutas alertan sobre las zambullidas "imprudentes" y aires acondicionados
ARKANGEL/FLICKR

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha expuesto una serie de recomendaciones que deben de seguirse para disfrutar del verano "evitando riesgos innecesarios", como las "zambullidas imprudentes" en ríos, pantanos, o en el mar, o la exposición directa a los "chorros" de los aires acondicionados.

Así, el secretario general de CPFCM, José Santos, alerta del peligro de zambullirse de cabeza en pantanos, lagos, ríos, o en el mar, ya que implican un "alto riesgo" de impactar contra el suelo, o contra una superficie dura provocando lesiones neurológicas irreversibles como la paraplejia y tetraplejia.

"Incluso cuando el lugar de baño se conoce, el riesgo de impacto es alto, ya que el suelo de la superficie de agua puede variar según corrientes o mareas", ha manifestado.

Asimismo, Santos recuerda la importancia del calentamiento antes, y del estiramiento después de hacer ejercicio, sobre todo en el caso de aquellas personas no acostumbradas al ejercicio físico, que aprovechan los meses de verano o las vacaciones para practicar deporte en la playa.

Advierte también de que la práctica deportiva en la arena tiene "un alto riesgo" de sufrir problemas lumbares, esguinces de tobillo, fascitis plantar, periostitis tibial o, incluso, fracturas por sobrecarga en la región del metatarso del pie, si no toma las precauciones necesarias.

Por este motivo, los fisioterapeutas aconsejan que si se sale a correr por la playa, debe hacerse en la zona de arena dura y sin pendiente, ya que el desnivel del terreno puede provocar sobrecarga en determinadas zonas de la espalda, y siempre con zapatillas de deporte, y nunca descalzos.

Ha apuntado, además, que en verano prolifera el uso de dispositivos como las tablets o las videoconsolas y para evitar sufrir dolores de cuello o espalda derivados de su utilización se recomienda utilizar soportes de sujeción para leer, teclado portátil para escribir, y evitar las posturas incorrectas durante su uso.

En cuanto a los teléfonos móviles, recomienda no sujetarlo con el hombro mientras se habla, y utilizar auriculares si se tienen que manipular otros objetos durante la conversación. Además, alerta sobre el sobresfuerzo al que se puede ver sometida tanto la zona cervical, como el pulgar al escribir de forma prolongada a través de las pantallas táctiles de los dispositivos móviles.

Por otra parte, Santos recuerda que contacto directo del aire acondicionado con el cuerpo, especialmente con la espalda o la cara, puede provocar distintas contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgias.

Así, explica que "es importante que la piel y la musculatura no reciban el chorro directo de aire frío, mientras se está trabajando, conduciendo y, especialmente, mientras se está durmiendo".

Además, asegura que la falta de limpieza de los filtros del aire acondicionado puede provocar problemas en las vías respiratorias tales como faringitis, típicos resfriados, infecciones respiratorias, como la enfermedad del legionario, e incluso problemas gastrointestinales. "Es imprescindible realizar un buen mantenimiento de los equipos de aire acondicionado para evitar este tipo de patologías", aconseja.

CONDUCCIÓN SALUDABLE

En relación a los múltiples desplazamientos que se realizan por carretera durante estas fechas, Santos recuerda que si se viaja con un menor, el asiento más seguro del coche es el trasero central, por lo que se recomienda instalar en él un sistema de sujeción específico para el niño, que debe de estar adaptado a su peso y edad.

Asimismo, recomienda a los conductores verificar la altura y la distancia del asiento, de manera que los pies puedan pisar a fondo los pedales del embrague, freno y acelerador, sin necesidad de inclinar o desplazar el cuerpo hacia delante.

Además, aconseja adaptar el respaldo de manera que la inclinación del conductor sea lo "más perpendicular posible" y mantenga una distancia de por lo menos 25 centímetros respecto del volante, descansar cada dos horas y aprovechar estas paradas para hidratarse y hacer estiramientos de piernas, tronco, brazos y muñecas, para evitar contracturas y lumbalgias.