5 de marzo de 2015

La contaminación aumenta el riesgo de ictus

La contaminación aumenta el riesgo de ictus
GETTY

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las personas que viven en zonas con más contaminación del aire se enfrentan a un mayor riesgo de estenosis de la arteria carótida, un estrechamiento de las arterias que suministran sangre al cerebro, según un estudio que se presentará en la 64 Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, que se celebrará en San Diego, Estados Unidos. La estenosis de la arteria carótida, que se produce cuando las sustancias grasas se acumulan en las arterias del cuello, está asociado con más de la mitad de los accidentes cerebrovasculares o ictus que se producen en Estados Unidos cada año.

   Varios trabajos recientes han relacionado la contaminación del aire con problemas cardiovasculares, pero la mayoría se han centrado en los efectos en el corazón y las arterias circundantes. Esta nueva investigación examina los efectos en las arterias de la cabeza y el cuello, arrojando luz sobre cómo la contaminación del aire podría aumentar el riesgo de accidentes cerebrovasculares que privan al cerebro de oxígeno y que se encuentran entre las principales causas de muerte en Estados Unidos.

   "Nuestro estudio se suma a la creciente evidencia de que la contaminación del aire es un factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular", afirma Jonathan D. Newman, cardiólogo del 'NYU Langone Medical Center', en Estados Unidos, y autor principal del estudio. "Esto demuestra que el riesgo cardiovascular de una persona no sólo se asocia con sus genes, comportamientos de salud y estilos de vida, sino que también depende en cierta medida sobre el mundo en que vivimos y el aire que respiramos", añade.

   El estudio, que se publicará en 'Journal of the American College of Cardiology', se basa en un análisis de las pruebas de detección cardiovascular de más de 300.000 personas que viven en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. Las pruebas de detección fueron proporcionados por el 'Life Line Vascular Screening', un programa voluntario que evalúa la salud del corazón y las arterias de los participantes utilizando ultrasonidos cardiovasculares y otras pruebas.

   Los investigadores examinaron la relación entre la estenosis de la arteria carótida y los niveles de contaminación atmosférica en el código postal de la casa de cada persona sobre la base de mediciones de calidad del aire recogidas por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos de 2003 a 2008.

   El análisis reveló que quienes viven en zonas en el cuartil superior de la contaminación del aire presentaban un 24 por ciento mayor riesgo de estenosis de la arteria carótida en comparación con quienes tienen su casa en los códigos postales del cuartil inferior. El análisis excluyó a las personas con enfermedad carotídea conocida y se ajustó por edad, demografía, historia clínica e ingreso medio por hogar.

   La investigación se centró en un tipo de contaminación conocido como partículas finas, definidas como partículas de contaminación menor que 2,5 micrómetros de diámetro. Las partículas finas es la forma más común de contaminación del aire y se deriva en gran medida de fuentes relacionadas con la combustión, como la emisión de los automóviles y la quema de carbón o madera.

LOS DIABÉTICOS, MÁS SUSCEPTIBLES A PROBLEMAS DEL CORAZÓN

   "Los resultados llaman la atención sobre la importancia de las estrategias para reducir la contaminación del aire", plantea Newman. Los hallazgos también apuntan a la contaminación del aire como un factor potencial que podría ayudar a explicar por qué algunas personas, como las que padecen diabetes, parecen ser más susceptibles a los problemas cardiovasculares que otras.

   "Sería prudente limitar la cantidad de tiempo al aire libre de las personas con otros factores de riesgo cardiovascular en los días en los que los niveles de contaminación del aire son altos", aconseja Newman, quien sugiere que futuras líneas de investigación podrían incluir ampliar el análisis para incluir más de 3,5 millones de participantes.

   Además, este experto sugiere que analizar los mecanismos biológicos por los que la contaminación del aire podría aumentar la estenosis de la arteria carótida también podría ayudar a dilucidar el papel de la contaminación del aire en los accidentes cerebrovasculares y otras formas de patología cardiovascular.

Para leer más