3 de octubre de 2019

¿Por qué los expertos ven como un peligro las leches de fórmula?

¿Por qué los expertos ven como un peligro las leches de fórmula?
Biberón, leche, bebéFLICKER - ARCHIVO

   MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

   "La producción de fórmulas innecesarias para bebés y niños pequeños exacerba el daño ambiental y debería ser motivo de creciente preocupación mundial", argumentan expertos en un artículo publicado en 'The BMJ'.

   La doctora Natalie Shenker, miembro de UKRI Future Leaders Fellow, del Imperial College de Londres, y sus colegas destacan que la investigación muestra que la lactancia materna durante seis meses ahorra aproximadamente al equivalente de 95-153 kg de CO2 por bebé en comparación con la alimentación con fórmula.

   Solo en el Reino Unido, los ahorros de emisiones de carbono obtenidos al ayudar a las madres a amamantar equivaldrían a sacar de la carretera entre 50.000 y 77.500 coches cada año, aseguran. Por ello, exigen medidas urgentes por parte del gobierno para apoyar la lactancia materna como parte de un compromiso global para reducir la huella de carbono en todas las esferas de la vida.

   La industria alimentaria, particularmente la producción de carne y lácteos, contribuye con alrededor del 30 por ciento de los gases de efecto invernadero globales, explican. La mayoría de las fórmulas se basan en leche de vaca en polvo y el metano del ganado es un potente y significativo gas de efecto invernadero, al tiempo que la leche de vaca tiene una huella hídrica de hasta 4.700 litros por kilogramo de polvo.

   Además, la fórmula infantil en polvo se puede preparar de forma segura solo con agua que se haya calentado a al menos 70 ° C, lo que proporciona un uso de energía equivalente a cargar 200 millones de teléfonos inteligentes cada año.

   Y la mitad de los gases de efecto invernadero asociados a la producción de fórmulas provienen de fórmulas de seguimiento, que son innecesarias y potencialmente dañinas según los reguladores.

   En términos de desechos, un estudio de 2009 también mostró que se agregan 550 millones de latas de fórmula infantil, que comprenden 86.000 toneladas de metal y 364.000 toneladas de papel cada año.

   Y los autores señalan que, como la leche de vaca en polvo es nutricionalmente insuficiente para un bebé en desarrollo, la fórmula se complementa con aditivos como los aceites de palma, coco, colza y girasol; hongos, algas, y aceites de pescado y minerales y vitaminas. Si bien no está claro si estos suplementos son nutricionalmente y adecuados para el desarrollo, argumentan que su producción también tiene un efecto innegable en el medio ambiente.

   Otros costos para el medio ambiente incluyen el uso de papel, desechos plásticos y el transporte en múltiples etapas en la producción, comercialización y venta de sucedáneos de la leche materna. El impacto ambiental de muchos aspectos de la producción de fórmulas, como el transporte, no está documentado.

   En contraste, la lactancia materna utiliza pocos recursos y produce un desperdicio mínimo o nulo, escriben, y los resultados de salud materna e infantil asociados producen poblaciones más saludables que usan menos recursos de atención médica.

   Sin embargo, señalan que a nivel mundial, solo el 41% de los 141 millones de bebés nacidos anualmente son amamantados exclusivamente hasta los 6 meses. El Reino Unido tiene algunas de las tasas de lactancia materna más bajas del mundo y uno de los usos más altos de la fórmula per cápita, a pesar de que más del 85% de las mujeres embarazadas desean amamantar.

   Esta es una responsabilidad social a la que todos podemos contribuir, argumentan Shenker y sus colegas, quienes apuntan que se necesita un enfoque de objetivos múltiples, que incluye un mejor apoyo para las madres, un mejor acceso a la leche de donantes selectiva de un banco de leche regulado cuando se necesita un suplemento, que puede apoyar la lactancia materna, y un mayor número de consultores especializados en lactancia en todo el país.

   Agregan que el cambio cultural también se ha retrasado mucho para eliminar los innumerables obstáculos a la lactancia que enfrentan las nuevas madres.

Contador

Lo más leído