7 de abril de 2009

Expertos españoles determinan que los trastornos de alimentación están asociados a un mayor consumo de tabaco y drogas

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario de Bellvitge, pertenecientes al Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Nutrición y la Obesidad (CIBERobn), han participado en un estudio multicéntrico europeo que ha determinado que el consumo de tabaco y drogas es mayor en pacientes con trastornos de la conducta alimentaria que en individuos sanos.

Dicho estudio, que en España ha estado coordinado por el investigador Fernando Fernández-Aranda, contó con una muestra de más de 1.600 personas y, una vez cotejados los datos, el equipo clínico determinó que el hábito de fumar es un comportamiento que está más generalizado en los individuos con trastornos alimentarios, presentando índices más altos, especialmente en pacientes con una sintomatología bulímica.

Además, informó el CIBERobn en un comunicado, los pacientes con trastornos de la alimentación solían fumar como método de control de peso utilizado en mayor medida que las personas sanas.

En lo que se refiere al uso de las drogas, el consumo de estas sustancias era mayor en los pacientes con trastornos de la alimentación. Sin embargo, contradictoriamente a las previsiones iniciales, el estudio reveló que la ingesta de drogas supresoras del apetito no eran consumidas con mayor frecuencia que otras de distinta naturaleza.

Igualmente, de acuerdo con las predicciones del equipo de investigadores, los datos mostraron que las sustancias que podían influir en el peso y en el apetito eran consumidas con mayor frecuencia por personas con trastornos alimentarios, especialmente del subtipo bulímico, que por individuos sanos.

Respecto al consumo de alcohol, sin embargo, no se encontraron diferencias entre los pacientes de las unidades de trastornos alimentarios y sujetos sanos.