5 de noviembre de 2007

Expertos consiguen controlar los vómitos provocados por la quimioterapia con la administración de granisetrón

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La administración vía subcutánea de granisetrón, un fármaco antiemético (indicado para el control de vómitos), en pacientes oncológicos consigue controlar de forma eficaz los vómitos provocados por efecto de la quimioterapia.

Así ha quedado demostrado en un ensayo clínico desarrollado por especialistas de la Clínica Universitaria de Navarra y publicado recientemente en la prestigiosa revista médica americana 'The Oncologist'. El estudio fue presentado en el Congreso de la Sociedad Americana de Oncología Médica celebrado en Atlanta (Estados Unidos).

La investigación demuestra que el comportamiento del antiemético granisetrón, comercializado en España como 'Kytril', administrado por vía subcutánea es igual en eficacia, e incluso supera a si se inyecta por vía endovenosa, como es habitual en los casos de pacientes oncológicos hospitalizados. Según explican los doctores Alfonso Gúrpide, especialista del departamento de Oncología y José Ramón Azanza, director de la unidad de Investigación Clínica, ambos de la Clínica Universitaria de Navarra, el granisetrón administrado por vía subcutánea "se comporta de manera similar que cuando se inyecta por vía intravenosa". "La ventaja es la facilidad para administrar el tratamiento en pacientes que se encuentran fuera del hospital ya que normalmente en estos pacientes es difícil utilizar la vía intravenosa, porque requiere cuidados especializados, y la vía oral, por estar el paciente vomitando", argumentan.

Por este motivo, la administración subcutánea abre nuevas perspectivas, "por tratarse de una vía cómoda, no dolorosa y fácil de emplear para el equipo domiciliario o por el propio paciente o sus cuidadores, disminuyendo la dependencia del personal médico entrenado", concluyeron.

En el ensayo participaron un total de 30 pacientes, siendo un estudio randomizado aleatorizado (con repartición distribución aleatoria al azar del las tratamiento a los participantespersonas) cruzado (todos recibieron granisetrón empleando una de las dos formas de administración, intravenosa o subcutánea, durante el primer ciclo de quimioterapia ambas formas de administración, intravenosa y subcutánea) y en el siguiente ciclo se empleó la otra alternativa.

Las conclusiones del estudio confirman que las concentraciones del antiemético obtenidas fueron equivalentes en ambas formas de administración. Por este motivo, el resultado del estudio apoya la administración de granisetrón por vía subcutánea como una nueva alternativa para el tratamiento de los pacientes oncológicos. "Tienen --añaden los facultativos-- una potencia emetógena de grado 5, que es la máxima".

El número de pacientes del experimento anterior se limitó a 30 para posibilitar la comprobación y comparación del efecto del fármaco administrado vía endovenosa, durante un ciclo de quimioterapia, y vía subcutánea, en el siguiente otro ciclo. Se aleatorizó el orden de administración.

En la actualidad no está aprobada la administración de granisetrón por vía subcutánea y es de uso exclusivamente hospitalario. "Quizás, los resultados de este estudio, podrían suponer el planteamiento de su aprobación y de su administración extrahospitalaria", concluyen los investigadores.