6 de junio de 2014

Expertos aseguran que el alcoholismo es una patología del sistema nervioso central crónica, progresiva y recurrente

Expertos aseguran que el alcoholismo es una patología del sistema nervioso central crónica, progresiva y recurrente
LUNDBECK

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en el XIII Seminario Lundbeck 'Adicción al alcohol: viaje al interior de una enfermedad', celebrado en Ibiza, han asegurado que el alcoholismo es una patología del sistema nervioso central crónica, progresiva y recurrente, y que es la droga que "más daños provoca".

En este sentido, el coordinador del Centro de Adicciones 'San Juan de Dios' de Palencia, Antonio Terán, ha destacado la necesidad de concienciar a la sociedad de que el alcohol es el causante directo de "muchas" enfermedades como, por ejemplo, cáncer, patología hepática, pancreática y cardiovascular, a las que suman todo tipo de trastornos mentales.

Además, el experto ha recordado que esta sustancia tiene también "innegables" consecuencias sociales como, por ejemplo, violencia, accidentes y costes directos e indirectos causados por el abuso en el ámbito familiar.

"Es resaltable la falta de conciencia sobre el riesgo asociado al consumo excesivo de alcohol. La sociedad española no está concienciada del riesgo que entraña el consumo nocivo de alcohol. Hay que tener en cuenta que el trastorno por abuso del alcohol abarca desde el consumo perjudicial, el consumo de riesgo y la dependencia", ha recalcado.

En concreto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de riesgo se sitúa entre los 40-60 gramos de alcohol puro al día en el caso de los hombres, y en 20-40 gramos en las mujeres. Superados esos 60 o 40 gramos al día respectivamente, el consumo puede ser perjudicial, es decir, tener efectos sobre la salud física y/o mental, y puede derivar en dependencia.

En este sentido, el jefe de la Unidad de Alcohología del Hospital Clínic de Barcelona, Antoni Gual, ha avisado de que en Europa se bebe una "barbaridad" y a la sociedad le parece "normal". Por ello, ha asegurado que el alcohol es la causa directa de una de cada ocho muertes anuales en Europa entre los 18 y 65 años de edad.

Además, el especialista ha comentado que es una enfermedad en la que el paciente suele llegar tarde a la consulta médica, es decir, con muchos años de evolución y, sólo una de cada cinco personas recibe tratamiento. "Es una tendencia que hay que cambiar porque los pacientes pueden recibir tratamiento y esto tiene que saberlo la sociedad", ha recalcado.

Dicho esto, ha destacado la necesidad de que se genere confianza en el paciente ya que, a su entender, si se siente "protagonista" del tratamiento se incrementará la posibilidad de que se recupere. "Reducir el consumo es complementario a la abstinencia, es decir, son dos opciones que se encuentran en el camino de la recuperación del paciente", ha apostillado.