19 de junio de 2019

Experto resalta que descubrir enfermedades neurológicas autoinmunes ha permitido "encontrar cura a patologías mortales"

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El doctor Josep Dalmau, Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica 2019 y director del Programa de Neuroinmunología Clínica y Experimental del IDIBAPS-Hospital Clínic (Universidad de Barcelona), ha señalado que el descubrimiento de las enfermedades neurológicas autoinmunes "ha permitido encontrar la cura a patologías que eran mortales".

Las sinaptopatías autoinmunes son enfermedades producidas por un mal funcionamiento de las sinapsis, que son las zonas de comunicación entre neuronas mediante neurotransmisores. Todas estas enfermedades tienen manifestaciones neurológicas (pérdida de memoria, confusión, coma, movimientos anormales, crisis epilépticas, parálisis, etc.) y algunas pueden parecer un cuadro psiquiátrico puro. Suelen afectar a adultos jóvenes y niños y sus consecuencias pueden ser fatales.

El doctor Dalmau ha descrito más de una decena de ellas y ha desarrollado pruebas diagnósticas y guías clínicas que se utilizan en todo el mundo. "Sus trabajos han supuesto una auténtica revolución en el conocimiento de estas enfermedades que, en la mayoría de los casos, ha propiciado su curación o la mejora de su pronóstico", destacan desde la Fundación Lilly, que le entregará su galardón en investigación biomédica este miércoles.

El conocimiento de las causas de estas enfermedades varía para cada una de ellas. Según este experto, en algunas el origen es un tumor cuyas células expresan proteínas que normalmente sólo se expresan en las neuronas. "Entonces, la presencia de estas proteínas en un tejido anómalo, como es el tumor, inicia una respuesta inmunológica dirigida no sólo contra el tumor sino contra las células del cerebro que expresan la misma proteína. Esto se traduce en una inflamación y un ataque inmunológico contra el cerebro", asegura.

En otros casos, el desencadenante de la enfermedad autoinmune es una infección vírica del sistema nervioso. "Durante la infección se produce una liberación de proteínas neuronales que se exponen al sistema inmunológico generando la respuesta autoinmune. Existe la posibilidad de que el mismo virus tenga proteínas que se parezcan a las del sistema nervioso confundiendo al sistema inmunológico e iniciando una respuesta autoinmune no sólo contra el virus sino también contra el cerebro", añade.

Desde el punto de vista clínico, apunta que el descubrimiento y la descripción de estas enfermedades tiene grandes implicaciones, ya que antes la mayoría eran de origen desconocido y, por tanto, nos se diagnosticaban ni reconocían como enfermedades específicas. "Los síntomas se atribuían a procesos infecciosos o causas desconocidas. En muchos pacientes ni siquiera se sospechaba que pudieran tener un proceso autoinmune y, por lo tanto, no se trataban ni empíricamente con inmunoterapia. Las consecuencias de ello son importantes si se tiene en cuenta que se trata de enfermedades graves que pueden causar la muerte, pero que muchas son curables con inmunoterapia", detalla.

Además, según asegura este experto, la descripción de estas patologías también ha tenido implicaciones a nivel más básico, ya que ha mejorado "el conocimiento molecular de cómo funciona el cerebro, en particular en funciones relacionadas con la memoria y la conducta".

El doctor Dalmau y su equipo continuarán buscando nuevos hallazgos sobre estas patologías. Para ello, tal y como adelanta, se está trabajando en tres direcciones. La primera consiste en seguir identificando nuevas enfermedades neurológicas para facilitar su diagnóstico y tratamiento. La segunda se centra en las enfermedades ya conocidas, "con la ayuda de pacientes y familiares y un equipo muy amplio de clínicos de diversas especialidades, se están realizando estudios para conocerlas mejor y mejorar las formas de tratamiento ya sea con inmunoterapia o con otros procedimientos".

La tercera línea se desarrolla en el ámbito de la investigación básica, donde se han establecido varias subcategorías de investigaciones utilizando sistemas de cultivos de neuronas y examinando cómo los anticuerpos de los pacientes alteran su función; utilizando modelos animales de las enfermedades para también mejorar el conocimiento de sus mecanismos moleculares y tratamientos que están en desarrollo; y finalmente, para estudiar cómo se forman y pierden nuestras memorias. "Para este tercer objetivo, los estudios se realizan en colaboración con otros investigadores de nuestra institución que incluyen físicos y neurocientíficos especializados en los procesos de memoria y conducta", aclara el doctor Dalmau.

Para leer más