14 de septiembre de 2006

Un experto afirma que hay expectativas sobre diferentes terapias para prevenir, retrasar o mejorar el Alzheimer

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

"Hay muchas expectativas sobre diferentes abordajes terapéuticos para prevenir, retrasar o mejorar la enfermedad del Alzheimer", apuntó hoy el doctor Pablo Martínez, co-presidente del III Simposio sobre Avances en la Enfermedad de Alzheimer que se celebrará el próximo día 20 con motivo del Día Mundial de esta enfermedad. "Aunque los avances son reales y muy esperanzadores, es de esperar que sólo unos pocos de estos tratamientos logren su objetivo a corto plazo", matizó en exclusiva para Europa Press.

Por ello, a su juicio, la investigación es "muy importante", en concreto, el estudio del deterioro cognitivo leve, que es "cuando una persona posee un déficit, que no llega a cumplir los criterios para decir que es demente, pero ya no es una persona normal, aunque sus relaciones sociales, laborales y familiares siguen bien". Por tanto, el objetivo, según este experto, es "lograr detener la enfermedad en ese estado; así, en vez de tener pacientes con Alzheimer o demencia, serían individuos con un mínimo déficit, de memoria por ejemplo, pero que podrían llevar una vida completamente normal".

Por este motivo, "en lo que se está profundizando mucho es en distinguir entre estos tipos de deterioro cognitivo leve para hacer diagnósticos muy tempranos y muy exactos de estas personas que no tienen demencia o que van a tardar años en desarrollarla, y tener la oportunidad de hacer algo por ellos", manifestó este experto. En consecuencia, "la investigación tiene que acelerarse y procurar medios terapéuticos para detener o enlentecer la enfermedad al máximo".

En el simposio también se discutirá la relación entre los factores de riesgo cardiovascular como el colesterol y la hipertensión y la enfermedad de Alzheimer, observada en diversos estudios epidemiológicos. "Se ha comprobado que, en concreto, el colesterol, la hipertensión arterial e incluso a lo mejor la diabetes o determinados hábitos dietéticos pueden estar relacionados con la expresión de la enfermedad o su aparición más agresiva", explicó este especialista.

"Esto da pistas acerca de las causas de la enfermedad y de los mecanismos fisiopatogénicos, lo cual puede producir efectos más importantes para mejorar tratamientos y conductas", concluyó.