9 de julio de 2015

Experta aboga por una intervención más rápida en el abordaje de la diabetes

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital de Cruces en Vizcaya, la doctora Sonia Gaztambide, ha subrayado la necesidad de una intervención más rápida por parte del profesional en cuanto a la aplicación del tratamiento de la diabetes, "para ganar tiempo en el control adecuado de la diabetes".

En estos términos se ha referido durante su intervención este fin de semana en Madrid en una reunión organizada por la Alianza Boehringer Ingelheim y Lilly, a la que han asistido más de 70 especialistas en diabetes.

La última familia de fármacos que se ha incorporado al arsenal terapéutico en diabetes tipo 2 (DM2), los inhibidores de transportador sodio-glucosa (SGLT2), y las necesidades de insulinización de estos pacientes así como nuevas opciones de tratamiento con insulina han sido los temas que han centrado el encuentro.

Centrándose en los nuevos fármacos para el abordaje de la enfermedad, Gaztambide ha defendido que "los inhibidores de SGLT2 que aportan un mecanismo de actuación totalmente novedoso y único con respecto a los ya existentes para la diabetes tipo 2".

"Su principal ventaja es que pueden administrarse en cualquier fase de la enfermedad, lo que favorece la consecución del objetivo de mejorar el control", añade.

Estos antidiabéticos orales actúan bloqueando la actividad de los cotransportadores de sodio-glucosa (SGLT2), una proteína que regula la reabsorción de la glucosa en el riñón.

Otros aspectos que se han valorado positivamente de esta nueva clase de fármacos, es que "ayudan a bajar de peso, lo que puede estimular a aquellos pacientes con diabetes tipo 2 y obesidad aunque es preciso que sigan haciendo dieta, y a disminuir la presión arterial".

En cuanto a las pautas de insulinización, la experta ha recordado que serán muy variadas en función de las características del paciente, pueden requerir hasta cuatro inyecciones al día, igual que en la diabetes tipo 1, o más simples y reducidas.

La endocrinóloga reconoce que es complicado prever qué paciente necesitará insulina en un futuro, pero ha recordado que "la clave es llevar un control estricto de la enfermedad, aunque igualmente puede llegar el momento".