26 de noviembre de 2015

Cómo evitar las discusiones de pareja por dinero

Cómo evitar las discusiones de pareja por dinero
GETTY//KATARZYNABIALASIEWICZ

   MADRID, 26 Nov. (INFOSALUS) -

   Las preocupaciones económicas se encuentran entre las fuentes más comunes de desacuerdo dentro de la pareja. Las discusiones conyugales sobre el dinero tienden a ser más intensas, más problemáticas y en demasiados casos tienden a no resolverse.

EL DINERO, FUENTE DE PROBLEMAS PARA LA PAREJA

   Según una encuesta nacional sobre el estrés realizada en 2014 por la Asociación Americana de Psicología (APA, según sus siglas en inglés) casi una tercera parte de los adultos estadounidenses con pareja, el 31 por ciento, contestó que el dinero era una fuente importante de conflicto en su relación.

   Según apuntan los psicólogos americanos en su web dirigida a la población general es posible aprender a hablar sobre nuestras finanzas en pareja de una forma saludable y más satisfactoria. En ese sentido explican las cuestiones clave a tener en cuenta:

CREENCIAS DIFERENTES

   La antigua idea de que los opuestos se atraen podría tener alguna base en la realidad, sin embargo las creencias diferentes sobre el dinero pueden ser un motivo de conflicto. La investigación muestra que heredamos actitudes, valores y creencias sobre el dinero de nuestros padres y otros miembros de la familia.

   En una relación, más pronto que tarde las parejas discuten sobre su visión del matrimonio, los hijos y dónde quieren trabajar y vivir sin embargo rara vez hablan sobre sus creencias y objetivos económicos.

   Las buenas noticias son, según los psicólogos americanos, que nunca es tarde para tener esa conversación. Estemos en una relación de 10 semanas o de 10 años, es necesario hablar sobre los antecedentes económicos como un primer paso para ponernos al día sobre nuestras finanzas.

   Hay que discutir otros aspectos como: qué te enseñaron tus padres sobre el dinero, cuáles son tus objetivos económicos o cuáles son tus miedos respecto al dinero. Comprender las creencias del compañero puede ayudarnos a evitar los conflictos y fijar la base para discusiones saludables sobre la economía en común.

CÓMO HACER EQUIPO EN PAREJA

   Cuando se trata de responsabilidades financieras, las parejas no siempre funcionan como un equipo. Sólo un 33% de los entrevistados en la encuesta de la APA dijo que ambas partes de la pareja compartían un papel igualitario en la toma de decisiones financieras. De forma similar, sólo el 23% dijeron que la gestión de las finanzas del hogar se compartía por igual.

   Las parejas a menudo se dividen las tareas y las cuestiones financieras no son una excepción. Uno de los integrantes de la pareja podría seguir los gastos diarios mientras que el otro se centraría en los ahorros y las inversiones a largo plazo. Pero estos papeles suelen suponer desacuerdos entre ambos cónyuges. Tal división del trabajo a menudo es una fuente de conflicto, señalan los expertos.

   Para evitar los conflictos de los roles económicos, algunas parejas intercambian estos papeles de forma sucesiva, un mes se dedica uno de ellos a manejar la economía doméstica mientras que el otro se centra en los ahorros y las inversiones y el siguiente mes se intercambian las tareas. Otra opción buena es compartir por igual estos papeles, fijar un día y momento cada mes para sentarse, pagar las cuentas, discutir los gastos y revisar los planes de ahorro. Planificar algo divertido para después de una reunión de este tipo, como ir al cine o montar en bicicleta, ayuda a que la fecha no se considere sólo una obligación a cumplir.

   A medida que tu pareja y tu discutís las finanzas domésticas, evitad utilizar la palabra 'presupuesto'. Algunas personas tienen asociaciones negativas con este término que podrían relacionarse con una sensación de limitación. En vez de ello, piensa en términos de desarrollar un plan de gastos. Decidir en común para qué objetivos quieres ahorrar y en qué productos y servicios queréis gastar vuestro dinero puede convertir en más satisfactoria la conversación.

   Si vuestras discusiones financieras se vuelven demasiado encendidas, tomaos un tiempo de descanso y volved a ello más tarde. Cuando se trata de dinero, tú y tu cónyuge podríais no siempre verlo de la misma forma. Pero una buena comunicación y comprender las creencias y valores de cada uno, permite trabajar en común y daros cuenta de que existen objetivos económicos compartidos.

TERAPIA DE PAREJA: BUSCAR AYUDA PROFESIONAL

   No es raro que las parejas se encuentren una y otra vez con la misma discusión, en especial cuando se trata de gastos y ahorro. Los psicólogos son expertos en ayudar a las personas a cambiar sus conductas y romper con patrones no saludables. Muchos psicólogos se especializan en relaciones de pareja y problemas conyugales. Ellos pueden ayudar a los miembros de la pareja a aprender formas saludables de comunicarse entre sí.