27 de marzo de 2019

Evidencian mayor riesgo de aborto involuntario si durante el embarazo se trabaja de noche

Evidencian mayor riesgo de aborto involuntario si durante el embarazo se trabaja de noche
FLIKR/FUFUE - ARCHIVO

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

Trabajar dos o más turnos de noche en una semana puede aumentar el riesgo de aborto involuntario de una mujer embarazada en la semana siguiente en alrededor de un tercio, según muestra un estudio prospectivo publicado en la edición digital de 'Occupational and Environmental Medicine'.

Estudios anteriores han sugerido que las mujeres embarazadas corren un mayor riesgo de aborto involuntario si trabajan en turnos nocturnos, pero se han basado en la información aportada por las participantes sobre el trabajo por turnos y no han cuantificado el nivel de mayor riesgo o la cantidad de trabajo en los turnos.

Para este estudio, los autores accedieron a los datos de nómina de 22.744 mujeres embarazadas que trabajan en servicios públicos, principalmente hospitales, en Dinamarca, y lo vincularon con los datos de los registros nacionales daneses sobre nacimientos e ingresos en el hospital por aborto involuntario para determinar cómo el riesgo de aborto involuntario entre las semanas 4 -22 del embarazo estuvo influenciado por el trabajo nocturno.

En total, se incluyeron 377.896 semanas de embarazo, un promedio de 19,7 semanas por mujer. Después de la octava semana de embarazo, las mujeres que habían trabajado dos o más turnos de noche la semana anterior presentaban un 32 por ciento más de riesgo de aborto involuntario en comparación con las mujeres que no habían trabajado en ningún turno de noche esa semana.

A MAYOR NÚMERO DE TURNOS NOCTURNOS, MÁS RIESGO DE ABORTO

Y el riesgo de aborto involuntario aumentó con el número de turnos nocturnos trabajados por semana y también con el número de turnos nocturnos consecutivos. La asociación entre el trabajo nocturno y el riesgo de abortos involuntarios fue mayor después de la semana ocho de embarazo.

"Esto puede explicarse por la disminución en la proporción de fetos cromosómicamente anormales con la edad gestacional, lo que hace que una asociación con la exposición ambiental sea más fácilmente detectable entre los abortos involuntarios posteriores", dicen los autores.

Este es un estudio observacional, y como tal, no se puede establecer la causa, según señalan los autores, apuntando que los datos sobre los abortos espontáneos, en particular los abortos espontáneos tempranos, estaban incompletos. Pero, como el 14 por ciento de las mujeres en Europa informan que trabajan de noche al menos una vez al mes, los hallazgos son relevantes para las trabajadoras embarazadas, así como para sus empleadores, médicos y matronas, enfatizan.

"Además, los resultados podrían tener implicaciones para las regulaciones nacionales de salud ocupacional", añaden. En términos del mecanismo subyacente responsable de la asociación, las mujeres que trabajan en turnos nocturnos están expuestas a la luz durante la noche, lo que altera su ritmo circadiano y disminuye la liberación de melatonina. La melatonina ha demostrado ser importante para mantener un embarazo exitoso, posiblemente al preservar la función de la placenta.