Estudio indaga en los pormenores detrás de los meduloblastomas, un cáncer cerebral infantil común

Estudio indaga en los pormenores detrás de los meduloblastomas, un cáncer cerebral infantil común
15 de octubre de 2018 GOBIERNO DE ASTURIAS - ARCHIVO

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Instituto de Cáncer Huntsman en la Universidad de Utah (Estados Unidos), en colaboración con la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, han demostrado que una proteína específica regula tanto el inicio de la propagación del cáncer como la autorenovación de células cancerosas en el meduloblastoma, un tipo de cáncer cerebral pediátrico.

Según detallan los investigadores en su artículo, publicado en la revista 'Nature Communications', entre los cánceres infantiles, el cerebral tiene la mortalidad más alta en niños, y el meduloblastoma es uno de los tumores cerebrales más comunes en niños. El meduloblastoma generalmente se desarrolla en la base del cerebro y se propaga a través del líquido cefalorraquídeo a la médula espinal u otras partes del cerebro.

"Cuando el meduloblastoma se propaga, es mucho más difícil de tratar y, en muchos casos, es incurable. La necesidad de entender el meduloblastoma y cómo se propaga es increíblemente importante para saber cómo tratar el cáncer y cómo evitar que la enfermedad se propague o haga metástasis", apunta el líder del estudio, Samuel Cheshier, profesor asociado de Neurocirugía en la Universidad de Utah.

Para obtener más información sobre la metástasis del meduloblastoma, el equipo de investigación recolectó muestras de pacientes que incluían una muestra de tumor cerebral y una metástasis en la columna vertebral. Después, se centraron en estudiar diferentes marcadores de células cancerosas y descubrieron que NOTCH 1, una proteína que reside en la superficie de las células, juega un papel importante en la metástasis del cáncer.

"NOTCH 1 es muy importante en el desarrollo, así como en la biología de las células madre: le dice que produzca otra célula madre o se renueve. Tiene un atributo único que hace que las células cancerosas sean más propensas a propagarse y formar nuevos tumores, así como a renovarse. Comprender esta interacción a partir de señales fuera de las células es un paso importante", asegura el doctor.

El equipo liderado por Cheshier utilizó modelos de ratón para investigar la vía a través de NOTCH 1 y probar un tratamiento con anticuerpos monoclonales que se dirige a la proteína para detener la propagación del cáncer.

Ahora, están trabajando en el desarrollo de un ensayo clínico para meduloblastoma usando el mismo tratamiento probado en el laboratorio, que se administraría directamente en los espacios del líquido cefalorraquídeo del cerebro y la médula espinal donde residen los tumores. Los investigadores esperan que este tratamiento produzca menos efectos secundarios y conduzca a una opción de tratamiento más efectiva.