14 de enero de 2019

Un estudio español vincula las células gliales defectuosas al Parkinson

El trabajo propone posibles nuevas dianas terapéuticas

Un estudio español vincula las células gliales defectuosas al Parkinson
IDIBELL

L'HOSPITALET (BARCELONA), 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de científicos dirigido por la profesora Antonella Consiglio del Iidibell y la Universitat de Barcelona (UB) y el profesor Angel Raya del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR/ Idiiell) han descubierto que las versiones defectuosas de unas células cerebrales humanas llamadas astrocitos están vinculadas a la acumulación de una proteína tóxica característica de la enfermedad de Parkinson.

Según ha informado el centro en un comunicado este lunes, los astrocitos estudiados, derivados de pacientes con enfermedad de Parkinson con una mutación genética, generaron más acumulación de una toxina que los derivados de individuos sanos.

El trabajo, que se publicó el 10 de enero en la revista 'Stem Cell Reports', sugiere un papel importante de las células gliales en la enfermedad de Parkinson y propone posibles nuevas dianas terapéuticas.

NUEVA VISIÓN

"Nuestros resultados cambian completamente nuestra visión anterior de la participación de los astrocitos en la enfermedad de Parkinson", ha explicado Consiglio.

Para ella, se ha pasado de ver los astrocitos como células espectadoras principalmente con un rol protector temprano, a
considerarlas jugadores críticos que propagan la enfermedad y amplifican el grado de degeneración neuronal".

Los astrocitos, que tienen forma de estrella, se extienden alrededor de las sinapsis y a lo largo de los vasos sanguíneos; analizando muestras del tejido cerebral post mortem de pacientes con Parkinson se sabía que sus astrocitos mostraban una acumulación anormal de dicha toxina.

Sin embargo, esto era interpretado por la mayoría de los
investigadores como una respuesta secundaria, como si los astrocitos estuvieran tratando de eliminar los agregados de sinucleína a de las neuronas.

En vista de estos estudios previos, los investigadores decidieron desarrollar un nuevo sistema de cultivo celular a partir de células humanas, y usando células derivadas de pacientes (iPSC) de Parkinson con una mutación LRRK2, y en colaboración con la Unidad de Trastornos del Movimiento en el Hospital Clínic de Barcelona, los investigadores generaron células glía derivadas de células madre.