27 de diciembre de 2018

Un estudio encuentra factores de riesgo para el trastorno de sueño violento

Un estudio encuentra factores de riesgo para el trastorno de sueño violento
PIXABAY

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

Tomar antidepresivos para la depresión, el trastorno de estrés postraumático o la ansiedad diagnosticados por un médico son factores de riesgo para un trastorno de sueño perturbador y, a veces, violento, llamado trastorno de la conducta del sueño con movimientos oculares rápidos (REM), según un estudio publicado este miércoles en la edición digital 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología. El estudio también encontró que los hombres son más propensos a tener el trastorno.

El sueño REM es el estado de sueño cuando se duerme. Durante el sueño REM normal, el cerebro envía señales para evitar que los músculos se muevan. Sin embargo, para las personas con trastorno de conducta del sueño REM, esas señales se interrumpen. Una persona puede actuar en sueños violentos o llenos de acción gritando, agitando los brazos, dando puñetazos o patadas, hasta el punto de hacerse daño a sí mismos o a la persona que duerme con ella.

"Aunque aún se desconoce mucho sobre el trastorno del comportamiento del sueño REM, puede deberse a medicamentos o puede ser un signo temprano de otra afección neurológica como la enfermedad de Parkinson, la demencia con cuerpos de Lewy o la atrofia de sistemas múltiples", señala el autor del estudio Ronald Postuma, de la Universidad McGill en Montreal, Canadá, y miembro de la Academia Americana de Neurología.

"Identificar el estilo de vida y los factores de riesgo personales vinculados a este trastorno del sueño puede llevar a encontrar formas de reducir las posibilidades de desarrollarlo", añade. El estudio evaluó a 30.097 personas con una edad promedio de 63 años. Se analizó a los participantes en lo que respecta a una variedad de afecciones de salud y se preguntó sobre el estilo de vida, el comportamiento, los factores sociales, económicos y psicológicos.

Además, a todos los participantes se les preguntó: "¿Alguna vez le han dicho, o sospechado de usted mismo, que parece que cumple sus sueños mientras duerme?". Luego, los investigadores identificaron a 958 personas, o el 3,2 por ciento, con un posible trastorno del comportamiento del sueño REM, tras excluir a los participantes con enfermedad de Parkinson, demencia, enfermedad de Alzheimer o apnea del sueño.

Los científicos hallaron que las personas con el trastorno tenían más de dos veces y media más probabilidades de informar que tomaban antidepresivos para tratar la depresión, y que el 13 por ciento de los que tenía el trastorno los tomaba, en comparación con el 6 por ciento de los que no lo sufrían. Las personas con el trastorno también presentaban dos veces y media más probabilidades de padecer un trastorno de estrés postraumático; el doble de probabilidades de tener una enfermedad mental y más de una vez y media la probabilidad de sufrir trastornos psicológicos.

DOBLE DE POSIBILIDADES EN LOS HOMBRES

Otros hallazgos fueron que los hombres registraban el doble de probabilidades que las mujeres de tener un posible trastorno del comportamiento del sueño REM; el 59 por ciento de las personas con el trastorno eran hombres, en comparación con el 42 por ciento de las personas sin la afección. Las personas con un posible trastorno del comportamiento del sueño REM eran un 25 por ciento más propensas que aquellas sin el trastorno a ser bebedores moderados o grandes bebedores de alcohol, y el 19 por ciento eran bebedores moderados a grandes bebedores ??en comparación con el 14 por ciento de las personas sin el trastorno.

Quienes estaban afectados tenían un poco menos de formación, un promedio de 13,2 años de educación en comparación con un promedio de 13,6 años para aquellos sin el trastorno; además de que poseían ingresos más bajos y eran más propensos a fumar. "Nuestra investigación no muestra que estos factores de riesgo causen el trastorno de conducta del sueño REM, solo muestra que están vinculados", dice Postuma.

Y añade: "Nuestra esperanza es que nuestros hallazgos ayuden a guiar la investigación futura, especialmente porque el trastorno de conducta del sueño REM es un signo muy fuerte de una enfermedad neurodegenerativa futura. Cuanto más entendamos sobre el trastorno de conducta del sueño REM, mejor posicionados estaremos para prevenir las afecciones neurológicas como la enfermedad de Parkinson". Una limitación del estudio fue que el 96 por ciento de los participantes eran blancos, lo que significa que los resultados pueden no aplicarse a personas de otros orígenes étnicos.