Un estudio de casi 300.000 personas desafía la 'paradoja de la obesidad'

Un estudio de casi 300.000 personas desafía la 'paradoja de la obesidad'
21 de marzo de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio de casi 300.00 personas que se publica este viernes en 'European Heart Journal' desafía la idea de que sea posible tener sobrepeso u obesidad, pero no un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, también conocida como la "paradoja de la obesidad.

Esta última investigación muestra que el riesgo de problemas cardiacos y vasculares, como ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares y presión arterial alta, aumenta a medida que el índice de masa corporal (IMC) sube más allá de un IMC de 22-23 kg/m2. Además, el riesgo también se eleva de manera constante cuanta más grasa tiene una persona alrededor de su cintura.

El estudio se realizó en 296.535 adultos de ascendencia europea blanca que participan en el estudio Biobank de Reino Unid, y que estaban sanos en el momento en que se inscribieron en el análisis. 'UK Biobank' reclutó los datos de los participantes desde 2006 hasta 2010 y los datos de seguimiento estuvieron disponibles hasta 2015 para este último análisis.

Investigadores de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) dirigidos por la doctora Stamatina Iliodromiti, profesora clínica de Obstetricia y Ginecología, descubrieron que las personas con un IMC entre 22-23 kg/m2 tenían el menor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV). A medida que el IMC aumentó por encima de 22 kg/m2, el riesgo de ECV se incrementó en un 13 por ciento por cada aumento de 5,2 kg/m2 en mujeres y 4,3 kg/m2 en hombres.

En comparación con mujeres y hombres con circunferencias de cintura de 74 y 83 cm respectivamente, el riesgo de ECV aumentó en un 16 por ciento en mujeres y un 10 por ciento en hombres por cada 12,6 cm y un incremento de 11,4 cm en la circunferencia de cintura para mujeres y hombres, respectivamente. Se observaron aumentos similares en el riesgo de ECV cuando los investigadores observaron la relación cintura-cadera y cintura-altura y el porcentaje de masa grasa corporal, todos los cuales se consideran formas fiables de medir con precisión la cantidad de grasa que lleva una persona, también conocida como adiposidad.

PERDER KILOS MEJORA LA SALUD

Aunque ya se sabe que tener sobrepeso u obesidad eleva el riesgo de una persona de ECV, así como otras enfermedades como el cáncer, también se han realizado estudios que sugieren que, especialmente en los ancianos, el sobrepeso o incluso la obesidad podría no tener ningún efecto sobre las muertes por ECV u otras causas, e incluso puede ser protector, especialmente si las personas mantienen un nivel razonable de forma física. Esto se conoce como la "paradoja de la obesidad".

Sin embargo, los autores del estudio EHJ dicen que sus resultados refutan estos hallazgos conflictivos previos. "Cualquier idea falsa pública de un posible efecto 'protector' de la grasa en el corazón y los riesgos de accidente cerebrovascular debe cuestionarse", afirma Iliodromiti.

Y añade: "Este es el estudio más grande que proporciona evidencia contra la paradoja de la obesidad en personas sanas. Es posible que la historia sea diferente para las personas con enfermedades preexistentes porque hay evidencia de que, en pacientes con cáncer, por ejemplo, estar un poco en sobrepeso se asocia con un riesgo menor, especialmente porque el cáncer y sus tratamientos pueden conducir a una pérdida de peso no saludable".

"Al mantener un IMC saludable de alrededor de 22-23 kg/m2, las personas sanas pueden minimizar el riesgo de desarrollar o morir de enfermedades del corazón. En términos de otras medidas de adiposidad, tener menos grasa, especialmente alrededor del abdomen, está asociado con menor el riesgo de futuras enfermedades del corazón", subraya.

Sin embargo, los investigadores reconocen que puede ser difícil para algunas personas mantener un IMC de 22-23 kg/m2, especialmente a medida que envejecen. El coautor, Naveed Sattar, profesor de Medicina Metabólica en la Universidad de Glasgow, dice: "Sabemos que muchos no pueden tener un IMC tan bajo, así que el mensaje es, cualquiera que sea tu IMC, especialmente cuando estés en el rango de sobrepeso u obesidad, perder algunos kilogramos o más si es posible, solo mejorará tu salud. No hay inconvenientes en perder peso intencionalmente y las profesiones de la salud deben mejorar para ayudar a las personas a perder peso".

Los investigadores dicen que sus hallazgos pueden tener implicaciones para las directrices sobre prevención y control de enfermedades cardiovasculares. "Incluso dentro de la categoría de IMC normal entre 18,5-25 kg/m2, el riesgo de ECV aumenta más allá de un IMC de 22-23 kg/m2. Las otras medidas de adiposidad muestran que cuanto más delgada es la persona menor es el riesgo de ECV, y éste debe ser un mensaje público, que las personas sanas deben mantener un físico delgado para minimizar el riesgo de ECV", concluye Iliodromiti.

Los investigadores sugieren que la confusión previa sobre la "paradoja de la obesidad" puede deberse a muchos factores que pueden confundir los resultados de los estudios. Por ejemplo, fumar cambia la distribución de grasa en el cuerpo, los fumadores pueden tener un peso menor ya que fumar deprime el apetito y, por lo tanto, el IMC tiende a ser más bajo. Otra razón podría ser que algunas personas tienen una enfermedad existente pero no diagnosticada, que a menudo puede reducir su peso, pero también las hace más propensas a morir prematuramente.