15 de julio de 2019

Un estilo de vida saludable puede ayudar a compensar el riesgo genético de padecer demencia

Un estilo de vida saludable puede ayudar a compensar el riesgo genético de padecer demencia
Deporte, Saludable, Ejercicio, Vida Sana. BicicletasIMEO - ARCHIVO

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estilo de vida saludable puede ayudar a compensar el riesgo genético de padecer demencia, según ha evidenciado un estudio realizado por científicos de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y que ha sido publicado en la revista 'JAMA'.

En concreto, los expertos han observado que el riesgo de demencia era un 32 por ciento más bajo en personas con un alto riesgo genético si hubieran seguido un estilo de vida saludable, en comparación con aquellos que tenían un estilo de vida poco saludable.

"Este es el primer estudio que analiza en qué medida puede compensar su riesgo genético de demencia viviendo un estilo de vida saludable. Nuestros hallazgos son emocionantes ya que demuestran que podemos actuar para tratar de compensar nuestro riesgo genético de demencia. Mantener un estilo de vida saludable se asoció a un menor riesgo de demencia, independientemente del riesgo genético", han dicho los expertos.

En el trabajo se analizaron a 196.383 adultos de ascendencia europea mayores de 60 años. Los investigadores identificaron 1.769 casos de demencia durante un período de seguimiento de ocho años, a quienes agruparon en personas con alto riesgo, intermedio y bajo de demencia.

Para evaluar el riesgo genético, los investigadores analizaron los datos publicados anteriormente e identificaron todos los factores de riesgo genéticos conocidos para la enfermedad de Alzheimer. Cada factor de riesgo genético se ponderó de acuerdo con la fuerza de su asociación con el Alzheimer, y para evaluar el estilo de visa se agruparon a los participantes en categorías favorables, intermedias y desfavorables según su propia dieta, actividad física, consumo de tabaco y alcohol.

Los investigadores consideraron que no hay hábito de fumar, actividad física regular, dieta saludable y consumo moderado de alcohol como comportamientos saludables. De esta forma, comprobaron que llevar un estilo de vida saludable estaba asociado con un riesgo reducido de demencia en todos los grupos de riesgo genético.