16 de junio de 2014

La espondilitis anquilosante reduce la productividad laboral y aumenta el riesgo de despido

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria que afecta a la columna y las grandes articulaciones que tiene un fuerte impacto en la productividad laboral de quienes la padecen, ya que cuando la enfermedad está activa tienen una probabilidad 2,7 veces mayor de perder su trabajo, en comparación con pacientes sanos.

   Así se desprende de los resultados de una encuesta llevada a cabo por la farmacéutica AbbVie presentados en el congreso de la Liga Europea contra las enfermedades reumáticas (EULAR, en sus siglas en inglés) celebrado en París (Francia), que también mostró que la probabilidad de que los pacientes con empleo fueran menos productivos era 7,4 veces mayor que en el resto.

   En el estudio 'Prose AS' participaron 555 pacientes adultos de Reino Unido, Países Bajos, Canadá y Estados Unidos, que cumplimentaron una encuesta que abordaba aspectos demográficos, comorbilidades asociadas, empleo, variables relacionadas con la productividad laboral y una evaluación de la actividad de la enfermedad.

   Los pacientes del estudio padecían la enfermedad desde hacía 11-14 años y para medir la actividad de la misma se utilizó el índice Bath para espondilitis (Basdai), que reveló como en general había un control subóptimo de la enfermedad. El 67,7 por ciento de los pacientes tenían empleo.

   Se realizaron análisis dirigidos a ajustar los posibles factores de confusión para evaluar la relación existente entre el índice Basdai y los resultados laborales comunicados por los pacientes en el momento basal.

   Los resultados indicaban que, en comparación con un índice Basdai bajo, los pacientes con resultados altos en el índice Basdai tenían más del doble de posibilidades de no tener trabajo. Además, la probabilidad de que en los pacientes con un índice Basdai alto que acudían a trabajar fueran menos productivos que aquellos con un índice Basdai bajo fue siete veces mayor.

   El director médico de AbbVie España, Arturo López-Gil, considera que entender mejor el impacto de la enfermedad y las limitaciones que provoca es "fundamental para desarrollar soluciones que ayuden a los pacientes a vivir mejor."