España es el quinto país de la UE con menor fecundidad y con la edad media de maternidad más alta, según la ONU

España es el quinto país de la UE con menor fecundidad y con la edad media de maternidad más alta, según la ONU
17 de octubre de 2018 GETTY IMAGES / FRANKIEFOTOGRAFIE - ARCHIVO

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

España está a la cabeza de los países de la Unión Europea que registran las tasas más bajas de fecundidad, con 1,4 nacimientos por cada 1.000 mujeres, y la edad media para ser madre alcanza los 31,9 años, la más alta de los países comunitarios, según el informe sobre el Estado de la Población Mundial 2018 del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

El estudio, que ha sido presentado este miércoles 17 de octubre en Madrid, analiza los cambios en las tasas de fecundidad, los avances en salud y derechos reproductivos así como las barreras para que las personas y parejas puedan cumplir sus objetivos en el ámbito reproductivo.

Por delante de España, con menor tasa global de fecundidad entre los países de la UE están Portugal (1,2 nacimientos), y Grecia, Chipre y Polonia, que registran 1,3 nacimientos. Croacia y Hungría se sitúan en el mismo puesto que España, con 1,4.

Según el informe, más de 50 países del mundo tienen tasas muy bajas o bajas de fecundidad. "En dos de cada tres países ya ven la baja fecundidad como un problema de índole nacional", ha dicho el responsable de género y derechos humanos de UNFPA, Luis Mora, que ha expresado su "preocupación".

22 PAÍSES NO LLEGAN AL NIVEL DE REEMPLAZO

De hecho, según ha relatado hay 22 países que no llegan al nivel de reemplazo ya que su tasa se sitúa por debajo de los 2,1 nacimientos. España forma parte de este grupo de países y, de hecho, es uno de los que registra una esperanza de vida más elevada (81 años los años y 86 las mujeres).

Mora ha comenzado la presentación del informe 'El poder de decidir' recalcando que hasta hace poco la tasa de fecundidad mundial no registraba tasas tan dispares como en la actualidad, aunque, según ha manifestado Mora, se ha producido una "reducción sistemática" de la natalidad en general.

En la categoría que engloba a los países con bajas tasas de fecundidad durante un periodo de tiempo considerable, están principalmente los países más desarrollados de América del Norte, Asia y Europa, que presentan niveles más altos de educación y más avances en el ejercicio efectivo de los derechos de la mujer y donde se respetan por lo general los derechos reproductivos.

Según ha remarcado Mora, en el caso de Japón o Corea del Sur dentro de 25 años se habrá reducido la población "de manera importante", ya que alrededor del 20% o el 25% de la población "habrá desaparecido", ha manifestado el experto. Así, ha insistido en que este asunto "plantea desafíos" ya que repercute directamente en el desarrollo económico, social y sostenible de los países.

En este punto, ha aseverado que el porcentaje de mujeres solas o solteras sin hijos está "aumentando de manera significativa" entre las mujeres de estos países desarrollados, al tiempo que ha apuntado que la infertilidad, especialmente entre los hombres, también se está incrementando.

Mora ha puesto de manifiesto que los bajos niveles de fecundidad se deben principalmente a que muchas mujeres toman la decisión de no tener hijos por "la falta de opciones" y la falta de políticas para facilitar la conciliación de la vida laboral con la familiar y privada.

Asimismo, desde una perspectiva económica, "decrece el deseo de tenerlos" porque los gastos que conlleva "no se pueden asumir". En el caso de España, Mora también ha hecho hincapié en la "elevada" cifra de nacimientos a través de la reproducción asistida, que ya alcanza el 8%, según ha precisado Mora.

"Hay barreras importantes para ejercer los derechos reproductivos, ya sean económicas o institucionales", ha dicho Mora. En este sentido, el informe de la UNFPA ha pedido que se impulsen políticas favorables a la conciliación, a la corresponsabilidad, y para acabar con la precariedad del mercado de trabajo ya que "afecta a la capacidad de las mujeres de decidir libremente" sobre la maternidad.

TASAS ALTAS EN LOS MENOS DESARROLLADOS

Frente a este escenario, gran parte de África subsahariana y otros seis países en conflicto o crisis recientes presentan tasas superiores a cuatro nacimientos por mujer, según señala el informe. En general, estos países son los más pobres y en ellos el acceso a la atención de salud y educación es "limitado". Además, la alta tasa de fecundidad "puede indicar una serie de deficiencias en materia de derechos humanos".

Mora ha destacado que en esta categoría de países las mujeres "siguen viendo sesgados" sus derechos reproductivos porque "no pueden elegir libremente". En estos estados, existen altas tasas de fecundidad que se deben, principalmente, a embarazos no deseados, en muchas ocasiones de mujeres menores de edad ya que es habitual la práctica del matrimonio a temprana edad.

"En África subsahariana 4 de cada 10 mujeres están obligadas a casarse antes de los 14 años", ha declarado. El país que tiene la tasa más alta es Níger, donde hay de media más de ocho nacimientos por mujer.

Existe otra serie de países en los que la fecundidad parece estabilizarse e incluso tiende a aumentar, pese a que disminuyeron "de manera considerable", y otros países en los que ésta ha descendido desde la década de los 60 y 80 y dicho descenso se mantiene. Se trata, por ejemplo, de países de América Latina, Argelia, Egipto, de Asia central o La India.

ESPAÑA "SUSPENDE" EN EDUCACIÓN SEXUAL

Por su parte, la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, ha dicho que la baja tasa de fecundidad en España es "preocupante" , al tiempo que ha apelado a la corresponsabilidad de las decisiones sobre tener hijos. "Tener hijos sigue siendo un dilema de la mujer, cuando tiene que ser un dilema compartido", ha incidido. "La maternidad está penalizada en España" y "la corresponsabilidad no ha ganado todavía a la conciliación", ha puntualizado.

Por último, el presidente de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE), Guillermo González Antón, ha avisado de que la educación sexual no es una asignatura pendiente, sino "suspensa absolutamente en España".

También ha puesto sobre la mesa "las grandes diferencias" que hay entre las comunidades autónomas respecto al sistema de reproducción asistida o la interrupción voluntaria del embarazo, al tiempo que ha incidido en que en los objetivos de desarrollo que marca la agenda 2030 se incluye el derecho de las mujeres a decidir "libremente". "Que nadie se queda atrás hagámoslo realidad", ha concluido.