En España hay más adultos jóvenes con depresión que en otros países europeos

En España hay más adultos jóvenes con depresión que en otros países europeos
4 de octubre de 2018 PIXABAY / STOCKSNAP - ARCHIVO

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

España tiene un dato de adultos jóvenes con depresión mayor que en otros países de Europa, según ha recordado la secretaria del grupo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, la doctora Silvia López, con motivo de la presentación de la campaña 'Taxi RethinkDepression', puesta en marcha con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el próximo miércoles.

"Es una etapa en la que el individuo tiene pocos recursos de afrontamiento y se siente inseguro. Si añadimos las complicaciones por una depresión con falta de iniciativa, pobre autoestima y con tendencia al aislamiento, tristeza y falta de interés, tenemos la tormenta perfecta", ha explicado la doctora López.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud sitúan la prevalencia global de la depresión en personas de entre 20 y 34 años se sitúa entre el 5,8 y el 6,4 por ciento en el caso de las mujeres y el 4,2 y 4,7 por ciento en los hombres

El problema, además, puede magnificarse si el joven encuentra vías de escape "en sustancias tóxicas, alcohol, dorgas, conductas de riesgo y dependencia al juego o a la red", ha añadido la experta.

El adulto joven que sufre depresión tiene un perfil característico. "Se siente atrapado en la desesperanza y con una escasa consideración de sí mismo, con intensos sentimientos de culpa e inutilidad. Experimenta con perplejidad que su mente no funciona con la agilidad y precisión previas", ha apuntado el psiquiatra y profesor de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad de Alcalá, el doctor Guillermo Lahera.

"Estos síntomas están presentes durante prácticamente todo el día e interfieren claramente en su vida cotidiana a nivel individual, familiar, social, académico y laboral", ha precisado el doctor Lahera.

La campaña 'Taxi RethinkDepression', de Lundbeck, tiene el objetivo de visibilizar la enfermedad y se ha puesto en marcha ante la necesidad social de reconocer la depresión como una enfermedad mental multidimensional, es decir, que afecta al ánimo, pero también al estado físico y cognitivo de las personas.

Cuenta con la participación de la alpinista española y la primera mujer en la historia en ascender a los 14 ochomiles del planeta, Edurne Pasabán, que sufrió depresión durante una etapa de su vida. Ha recorrido las calles de Madrid en un taxi y ha podido hablar de su experiencia con un taxista, previamente formado, para contribuir a normalizar la enfermedad y potenciar su conocimiento.

"Llegué a sentir tal impotencia y ansiedad que quise terminar con mi vida. Pero supe encontrar mi camino, mi visión de vida", ha explicado Pasabán, que ha reconocido que la depresión la llevaba a no querer hacer deporte, a no querer salir de la cama, a no comer y a un abandono de sí misma, en definitiva.

"La depresión tiene cura, pero esta cura empieza por uno mismo: por creer en la medicina y en los especialistas, por tener paciencia, por tener ganas de curarse, por no sentir vergüenza y por apoyarse en los que más le quieren", enumera Pasabán como herramientas para recuperarse de una depresión.

En su caso, un factor importante que le ayudó a recuperarse fue volver a su rutina deportiva. "Hacer deporte ayuda mucho. Aunque sea caminar o salir. Aunque no apetezca, es parte de la terapia". También le resultó de gran ayuda contarlo. "Al final, todo tu entorno va a ver que no quieres hacer nada. Por lo que es mejor contarlo sin miedo", ha dicho.

La web de la campaña se ha lanzado como herramienta de ayuda y punto de encuentro para todas aquellas personas, como pacientes, familiares, amigos, empleadores, etc., que necesiten información sobre esta enfermedad puedan reconocer los síntomas o descubrir cómo ayudar a una persona que padece depresión.

EL RETO DE LA RECUPERACIÓN FUNCIONAL

"Hay muchos pacientes que, tras una depresión, dicen: 'ya nunca volví a ser el mismo'. Pueden notar que permanecen síntomas menores pero incapacitantes, que no acaban de desaparecer, resignándose a una vida menos activa, motivante o rica que antes", ha explicado el doctor Lahera.

Por ello, los profesionales sanitarios insisten en el reto de conseguir las mayores cotas de funcionalidad. "En general, el objetivo terapéutico del tratamiento antidepresivo, en la actualidad, persigue que el paciente recupere la funcionalidad, de modo que pueda desempeñar las tareas de su día a día como lo hacía antes de la enfermedad", ha indicado Lahera.

Para conseguirlo "hay que prestar atención a la presencia de síntomas residuales, como la falta de atención o de memoria, el insomnio o la pérdida de apetito sexual, que son aquellos que permanecen tras la mejoría, y que siguen limitando la actividad habitual del paciente", ha concluido el doctor Lahera.

En cuanto al abordaje de la patología, se considera que el debe ser compartido con todos los niveles asistenciales y con diferentes grupos de apoyo. "El papel de Atención Primaria es tanto centralizador del proceso como coordinador de los recursos", ha explicado el especialista.

"El médico de familia participa tanto en la educación y promoción de la salud física y mental, el diagnóstico precoz, el tratamiento y seguimiento del proceso, hasta en la recuperación funcional del individuo", ha manifestado la doctora López, que ha estimado que el 50 por ciento de los pacientes con depresión puede remitir a los 6 meses de tratamiento, y el 80 por ciento a los dos años.