20 de septiembre de 2019

La espalda de las chicas sufre más por el peso de las mochilas que la de los chicos

La espalda de las chicas sufre más por el peso de las mochilas que la de los chicos
Mochila, colegio, niños y niñas. - UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID - ARCHIVO

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La espalda de las chicas sufre más por el peso de las mochilas que la de los chicos debido a su morfología, según se desprende de un estudio en el que han participado investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), donde además se observa que el peso que soportan los escolares supera los índices recomendados por los especialistas.

"Tras analizar la espalda de los escolares comprobamos que el número de alteraciones de la columna es un 45 por ciento mayor en las chicas que en los chicos", explica María Espada, investigadora miembro del Grupo de investigación psicosocial en el deporte, de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la UPM y una de las autoras de este trabajo.

"El grupo de las chicas presentó una mayor angulación en las diferentes curvas del raquis (columna vertebral) y un mayor número de alteraciones en las inclinaciones vertebrales. Por otro lado, los chicos presentaron una mayor rectificación de la columna torácica, adquiriendo una posición más erguida", añade.

Los datos obtenidos por los investigadores mostraban que las niñas tenían una angulación más cifótica (curvatura hacia fuera) en las primeras vértebras torácicas (T2-T4) y entre la L5 y S1. También presentaban una angulación más lordótica (curvatura hacia dentro) entre las vértebras T10 y L3. "Esto nos hace pensar que su mayor curvatura natural en la columna repercute que otras zonas tengan también una mayor curvatura como efecto compensatoria", explica María Espada.

La mayoría de los estudios sugieren que el peso de las mochilas no debe representar más de un 10 por ciento del peso corporal, algo fijado incluso como límite en países como Austria o Alemania. En esta misma línea están otros especialistas que dicen que un peso de la mochila superior al 10 por ciento de la masa corporal del alumno supone un incremento del consumo energético, incrementa la inclinación de la columna y reduce el volumen pulmonar.

Este trabajo ha comprobado que dichos niveles se superaban tanto en los chicos como en las chicas. Así, "ellas soportan un peso medio del 20,35 por ciento de su masa corporal en sus mochilas, mientras que el peso de la de ellos es de un 16,5 por ciento de su masa corporal", añade la investigadora.

Pero además de establecer diferencias entre los niveles de curvatura de la espalda entre ambos sexos, el estudio también subraya que las mujeres cargan un mayor peso que ellos en sus mochilas. "Nuestro estudio sugiere que el peso de las mochilas de ellas es hasta un 12 por ciento mayor que la de los chicos, lo que supone casi un kilo de diferencia entre los niveles de carga de ambos", advierte.

La importancia de este estudio, en el que participaron 219 escolares de entre 12 y 15 años, y colaboraron también investigadores de las Universidades de Castilla la Mancha y Pontificia de Comillas, radica en que sus resultados pueden ser utilizados por profesionales de la salud (médicos, fisioterapeutas, enfermeros, etc) para intervenir precozmente sobre las alteraciones de columna que pueden desarrollar los jóvenes y prevenirlas o mejorar su tratamiento.