3 de abril de 2006

La enfermedad renal crónica en España puede llegar a convertirse en una epidemia en los próximos años, según un estudio

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

La enfermedad renal crónica en España puede llegar a convertirse en pocos años en una epidemia ya que el 12 por ciento de la población es candidata a sufrir la enfermedad sin saberlo, según el estudio 'Epidemología de la Insuficiencia Renal Crónica en España' (EPIRCE) presentado durante la I Jornada Mediterránea del Acceso Vascular para Hemodiálisis celebrada el pasado fin de semana en el Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia.

El objetivo de esta jornada era la formación a futuros intervencionistas en las técnicas adecuadas para el tratamiento de pacientes, así como resaltar la importancia médica y social que ha adquirido en los últimos años la enfermedad y transmitir la necesidad de aunar los esfuerzos de los distintos profesionales comprometidos con el acceso vascular para hemodiálisis.

"Las técnicas endovasculares no son fáciles de utilizar y requieren un periodo amplio de formación en centros especializados", afirmó el doctor Luc Turmel-Rodrigues, radiólogo intervencionista de la Clínica St. Gatien de Tours (Francia).

La enfermedad renal crónica afecta al funcionamiento de los riñones y cuando se hace terminal necesita de un tratamiento que ayude a hacer el trabajo que el organismo por sí solo no puede hacer. El 80 por ciento de los pacientes se trata con hemodiálisis, donde son imprescindibles los accesos vasculares que sirven de vía para depurar la sangre a través de las máquinas dializadoras que poseen los centros de hemodiálisis.

Las punciones repetidas de los accesos vasculares y las características hemodinámicas de los mismos, junto con otras patologías vasculares que sufren a la vez los pacientes, como diabetes o hipertensión, hacen que con el tiempo los accesos vasculares se deterioren. "Mediante tratamientos de radiología vascular e intervencionista se pueden detectar los daños y reparar los accesos a tiempo", señaló el doctor José García Medina.

En este sentido, el uso de las técnicas de radiología intervencionista ofrece importantes ventajas respecto a la cirugía convencional, según el doctor Turmel-Rodrigues. "Provocan menos problemas de morbilidad y mortalidad ya que es menos invasiva, respeta mejor el capital venoso del paciente y permite salvar accesos vasculares que son irrecuperables con técnicas quirúrgicas convencionales", explicó.

Por otra parte, según las estadísticas de la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI), Murcia es, en estos momentos, la mejor preparada en el cuidado de accesos vasculares de hemodiálisis. En concreto, en los últimos años, se han realizado más de 1.000 tratamientos y valorado cerca de 2.000 accesos vasculares.