24 de marzo de 2014

La tuberculosis podría afectar al doble de niños de lo que se pensaba

NUEVA YORK, 24 Mar. (Reuters/EP) -

   Cada año se producen en torno a un millón de casos de tuberculosis (TB) en niños a nivel mundial, casi el doble de los que se pensaban, y de estos se estima que unos 32.000 menores están afectados por una "superbacteria" multirresistente a los medicamentos utilizados para combatirla.

   Así se desprende de los resultados de un estudio del Brigham and Women's Hospital de Boston (Estados Unidos) publicado en la revista 'The Lancet', que ha cuantificado por primera vez en niños la tasa de afectados por esta enfermedad, incluida la variante más difícil de tratar.

   "A pesar de que los niños representan aproximadamente a un cuarto de la población mundial, no se habían realizado estimaciones previas de cuántos sufrían tuberculosis multirresistente (TB-MDR)", según ha reconocido Ted Cohen, uno de los autores de este estudio, que apunta que estas infecciones se habían ignorado en gran medida porque los niños tienen menos probabilidades de transmitir la enfermedad que los adultos.

   Además, la enfermedad es especialmente difícil de diagnosticar en los niños, dado que la infección se ve diferente en niños que en adultos. De hecho, del millón de casos estimado se cree que sólo un tercio ha sido diagnosticado.

   La enfermedad está provocada por una bacteria que normalmente ataca a los pulmones pero, en el caso de los niños, también puede darse en otras partes del organismo. E incluso en los que tienen afectados los pulmones, la presencia de la bacteria es menor que en adultos, lo que hace que sea "invisible" a los métodos de diagnóstico actuales, ha añadido Helen Jenkins, también autora del estudio.

   Para elaborar sus estimaciones, Jenkins y su equipo analizaron las bases de datos disponibles de acceso público e idearon una fórmula para calcular el porcentaje de niños no diagnosticados.

   De este modo, determinaron que, mientras que las estimaciones previas hablaban de 500.000 casos al año, el número real de afectados podía ascender al millón de niños.

   En términos generales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2012 se produjeron 8,6 millones de nuevos casos y 1,3 millones de fallecimientos. Además, cerca de medio millón de casos estarían afectados por cepas de superbacterias peligrosas ante las que los tratamientos actuales no son efectivos.

   Ante esta incidencia, y dado el número de casos resistentes en menores, los autores piden mejorar el control de estos casos ya que la enfermedad se desarrolla más rápido en los niños, y en cuestión de semanas puede propagar la enfermedad en la comunidad.