15 de septiembre de 2009

Hasta dos tercios de las muertes de recién nacidos se podrían evitar con medidas sanitarias durante el parto, según la OMS

Las principales causas de falleciemiento en estas edades son el nacimiento prematuro o con bajo peso, las infecciones y la falta de oxígeno en el parto

MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

Casi el 70 por ciento de las muertes de niños recién nacidos en el mundo podría evitarse mediante la aplicación de medidas sanitarias eficaces durante el parto y la primera semana de vida del pequeño, según informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, aseguran que la atención sanitaria profesional durante el embarazo, el parto y el período inmediatamente posterior al mismo evita complicaciones a la madre y al recién nacido, y permite la detección y tratamiento tempranos de problemas de salud.

Los fallecimientos de recién nacidos constituyen el 37 por ciento de las muertes de niños menores de cinco años, la mayoría de las cuales se producen durante la primera semana de vida (el 75%) y, de éstas, entre el 25 y el 45 por ciento se producen en las primeras 24 horas.

Las principales causas de fallecimiento de recién nacidos son: el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer, las infecciones, la falta de oxígeno en el parto y los traumatismos durante el alumbramiento. Estas causas explican casi el 80 por ciento de las muertes en este grupo de edad, afirmó este organismo.

En este sentido, la OMS y UNICEF recomiendan que un profesional de la salud cualificado realice una visita a domicilio durante la primera semana de vida del niño "para mejorar su supervivencia". Según ambas organizaciones, la estrategia ha logrado, en situaciones de mortalidad alta, reducir eficazmente la mortalidad de recién nacidos y mejorar prácticas sanitarias clave de atención a los recién nacidos.

CONTROL DURANTE LOS PRIMEROS SIETE DÍAS

Aunque los partos en el hogar son muy comunes en países en vías de desarrollo, en estos países sólo el 13 por ciento de las mujeres reciben atención postnatal en las primeras 24 horas. Muchas mujeres que dan a luz en centros de salud se enfrentan a "obstáculos financieros, sociales o de otro tipo" que les impiden regresar al centro a recibir atención postnatal.

Por este motivo, la OMS recomienda que se realicen visitas a domicilio en los días uno y tres de vida del recién nacido y, de ser posible, realizarse una tercera visita antes de que cumpla una semana de vida.

La Organización Mundial de la Salud y sus asociados coinciden en que un "principio fundamental" de la labor de protección de la salud de la madre, el recién nacido y el niño es "el acceso vitalicio a la atención de salud con continuidad".