4 de febrero de 2019

Dos sustancias químicas que dan sabor a los cigarrillos electrónicos dañan una de las defensas de los pulmones

Dos sustancias químicas que dan sabor a los cigarrillos electrónicos dañan una de las defensas de los pulmones
GETTY - ARCHIVO

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Dos sustancias químicas utilizadas comúnmente para dar sabor a los cigarrillos electrónicos pueden estar afectando la función de los cilios respiratorios, unos cabellos que extraen residuos y microbios de las vías respiratorias humanas, según un nuevo estudio dirigido por Harvard T.H. Chan School of Public Health (Estados Unidos).

Los cilios son protuberancias similares a antenas que están presentes en el 50-75 por ciento de las células que recubren las vías aéreas humanas. Juegan un papel clave para mantener la vía aérea humana libre de moco y suciedad y permiten que las personas respiren con facilidad y sin irritación. El deterioro de la función de los cilios se ha relacionado con enfermedades pulmonares como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma.

"Aunque los químicos que se usan para dar sabor a los cigarrillos electrónicos se usan con frecuencia, poco se sabe sobre el mecanismo de cómo afectan la salud. Nuestro nuevo estudio sugiere que estos químicos pueden estar dañando los cilios, la primera línea de defensa en los pulmones, alterando la expresión génica relacionada con su producción y función", explica Quan Lu, uno de los autores del estudio, que se ha publicado en la revista 'Scientific Reports'.

En una investigación anterior, estos mismos investigadores encontraron químicos saborizantes, principalmente diacetilo y 2,3-pentanediona, en más del 90 por ciento de los cigarrillos electrónicos que probaron.

Además de usarse en estos nuevos productos del tabaco, el diacetilo se usa como agente saborizante en alimentos como las palomitas de maíz con sabor a mantequilla, productos horneados y dulces. El diacetilo se considera un ingrediente seguro en los alimentos, pero la evidencia sugiere que puede ser peligroso cuando se inhala.

Anteriormente, se había relacionado con la bronquiolitis obliterante, una enfermedad pulmonar debilitante que se denominó 'pulmón de palomitas de maíz' porque apareció por primera vez en trabajadores que inhalaron el sabor de la mantequilla artificial en las instalaciones de procesamiento de palomitas de microondas. Después de que se informara el vínculo entre diacetilo y palomitas de maíz, a veces se usaba 2,3-pentanediona como sustituto.

En este nuevo estudio, los investigadores utilizaron nuevas técnicas de laboratorio que les permitieron examinar el impacto de diacetil y 2,3-pentanediona en las células epiteliales en un sistema que imitaba de cerca al epitelio de las vías respiratorias humanas in vivo. Expusieron las células epiteliales bronquiales humanas normales (NHBE, por sus siglas en inglés) a los químicos durante 24 horas. Tanto el diacetil como la 2,3-pentanediona estaban relacionadas con cambios en la expresión génica que podían afectar tanto la producción como la función de los cilios.

Además, los investigadores demostraron que incluso niveles bajos de ambos productos químicos afectaron la expresión génica, lo que sugiere que los estándares actuales para los límites seguros de exposición a estos productos químicos para los trabajadores pueden no ser suficientes. No hay tales estándares para los usuarios de cigarrillos electrónicos, según los autores.