15 de septiembre de 2015

Diferencias entre negros y blancos tras sobrevivir a un infarto

Diferencias entre negros y blancos tras sobrevivir a un infarto
FLICKR ZS

NUEVA YORK, 15 Sep. (Reuters/EP) -

Investigadores del Hospital Infantil de Boston, en Estados Unidos, han descubierto diferencias raciales en la supervivencia a un infarto de miocardio tras comprobar que, años después de sufrir este evento cardiaco, la población negra presenta una mayor mortalidad que los de raza blanca.

Así se desprende de los resultados de un trabajo publicado en la revista 'Circulation' que muestra además como estas diferencias son aún más acusadas entre la población con más recursos.

En concreto, y tras analizar datos de más de 132.000 pacientes de raza blanca y casi 9.000 de raza negra que habían sufrido un infarto, vieron que 17 años después la tasa de supervivencia en los primeros era del 7,4 por ciento, mientras que entre la población negra disminuía hasta el 5,7 por ciento.

Además, al tener en cuenta los ingresos económicos vieron como entre los pacientes con menos recursos apenas había diferencias en la esperanza de vida media (5,6 años entre la población blanca, 5,4 años en la población negra). Sin embargo, en la población más rica la brecha era mucho mayor, y mientras la esperanza de vida media entre los blancos estaba en 7 años, entre los negros se reducía a 6,3 años de media.

"Hemos encontrado que el nivel socioeconómico no explica las disparidades raciales en la esperanza de vida tras sufrir un infarto", ha señalado Emily Bucholz, autora del estudio.

El trabajo analizó los registros del Medicare de 1994 a 1996 para identificar aquellos pacientes de 65 a 90 años que habían sufrido un infarto en este periodo.

Entre los pacientes blancos menores de 80 años, la esperanza de vida era mayor en los pacientes que vivían en barrios más ricos y se iba acortando a medida que se reducían los ingresos, según el estudio.

Sin embargo, en la población de raza negra la esperanza de vida fue prácticamente similar entre los pacientes de ingresos medios o bajos y sólo los que vivían en zonas ricas parecían tener una ligera ventaja en su supervivencia.

Para medir los ingresos económicos de los participantes tuvieron en cuenta los códigos postales de su domicilio habitual, por lo que los autores reconocen que no es suficiente para concretar sus capacidades económicas reales.