3 de agosto de 2014

Diez consejos para disfrutar del parque de atracciones (sin sobresaltos)

Diez consejos para disfrutar del parque de atracciones (sin sobresaltos)
GETTY

MADRID, 3 Ago. (Infosalus/EP) -

   Los niños y adolescentes tienen mucho tiempo libre en el verano y la opción de acudir a un parque de atracciones siempre se encuentra en las quinielas de muchos padres llegadas las vacaciones estivales. Si es la primera vez que acudes a uno de estos recintos con tu hijo es mejor estar preparado para minimizar en la medida de lo posible los, casi seguros, imprevistos.

   Según explican desde el sitio web dirigido al público de la estadounidense Clínica Cleveland, los parques de atracciones sean estos temáticos o no pueden sobrepasar e incluso asustar a los niños, desde los más pequeños hasta los adolescentes.

   Para evitar más de un momento desagradable y sacar el máximo provecho de la experiencia, los facultativos de la Clínica Cleveland proponen 10 consejos que harán que grandes y pequeños disfruten de la visita a estos parques durante las vacaciones:

   1. Planifica la visita

   Si tu hijo parece reacio o temeroso, prepáralo por anticipado. Existe una fina línea entre la excitación y la ansiedad. Habla con ellos sobre en qué atracciones quieren montar o ten listo un plan alternativo si decide no subir. Busca en Internet, quizá encuentres un recorrido virtual por la instalación para que tu hijo practique antes de subir en la atracción real.

   2. Enfoca de forma positiva todas las situaciones

   Muestra siempre apoyo y nunca presiones al niño incluso si decide no subir a la undécima vez que lo intenta, no debería sentirse avergonzado por ello. Elogia su cautela y su perseverancia para esperar la fila de niños y si tu hijo sube y luego se asusta no te olvides de decirle lo orgulloso que estás de su valentía.

   3. Mantén las distancias

   Ser asaltado por un personaje disfrazado que es dos veces más grande que nosotros puede resultar bastante aterrador para muchos menores. Ya sean preescolares o adolescentes adviérteles por anticipado de que pueden encontrarse con estos personajes y muéstrales fotos en Internet. Una vez en el parque, observa desde una distancia cómoda los desfiles o el paso de los muñecos gigantes para conseguir una mejor experiencia.

   4. Apuesta por comer sano y económico

   Los especialistas estadounidenses subrayan que aunque sea fácil pensar que sólo existen puestos de comida rápida en los parques temáticos en ocasiones los restaurantes ofrecen opciones más saludables para comer. Además, existen parques en los que hay áreas disponibles para realizar un picnic, lo que permite llevar la comida favorita de los niños desde casa.

   5. Hidratar, hidratar, hidratar

   Hay que limitar los refrescos y los granizados que, aunque tentadores, están cargados de azúcar que no necesitan los niños. Además, hay que tener en cuenta la inevitable bajada posterior de la glucosa en sangre que sigue a la consumición de una de estas bebidas azucaradas, lo que vuelve irritable o deja sin energía a los niños.

   6. Protección solar

   No hay que arriesgarse a que toda la familia sufra quemaduras solares por eso, dado que estas instalaciones están al aire libre, no hay que olvidar aplicar crema solar cada dos horas.

   7. Respeta tus horarios siempre que puedas

   Sortea los problemas al anticiparte al horario normal de tus hijos. Si suelen parar para descansar hacia las 12 de la mañana, busca una actividad relajada como ver un espectáculo para tomaros un descanso o baja el ritmo y deja al más pequeño descansar en el carrito. Planear tentempiés y comidas regulares es también una buena defensa frente a las rabietas.

   8. Que no te pille por sorpresa

   La sonidos elevados y las luces brillantes de los fuegos artificiales y los espectáculos con láser son una sobrecarga sensorial para muchos niños e incluso adultos. Tómate en serio sus miedos. Habla con ellos sobre cómo afrontarlos, como la posibilidad de taparse los oídos. Prueba a mostrarles un vídeo para que sepan qué esperar, o que alguno de sus hermanos mayores o familiares les explique por qué disfrutan de espectáculos de luces y sonido de este tipo.

   9. Reformula tu plan de juegos

   Si tienes hijos que son reticentes a subir o a las multitudes, quizás sea mejor plantearte una visita de medio día o un pase de temporada. La exposición repetida en pequeñas dosis es una buena forma de ayudar a los niños a probar y acostumbrarse a nuevas experiencias.

   10. La unión hace la fuerza

   Considera invitar a un adulto más (o dos) para que te ayude con los niños. El precio de una o dos entradas más para los abuelos o amigos probablemente sea una buena inversión. Puede hacer que percibas la visita al parque como unas mini-vacaciones en vez de que la experiencia sea agotadora y para el final del día desees no haber tenido nunca la idea de acudir al parque.