11 de julio de 2014

Detectan presencia de VIH en la niña estadounidense que se creía curada

Detectan presencia de VIH en la niña estadounidense que se creía curada
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 11 Jul. (Reuters/EP) -

   Médicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas en Estados Unidos han detectado niveles del virus del VIH en la niña que, el pasado año, se creía que había sido curado gracias a un cóctel de fármacos estándar, administrados nada más nacer.

   La niña, conocida como el 'bebé de Misisipí', fue un caso de estudio de remisión prolongada de la infección, que fue publicado en 'The New England Journal of Medicine' el año pasado.

   La menor, ahora de 4 años, nació prematuro en una clínica de Misisipí en 2010 de una madre infectada con VIH. Después de recibir tratamiento por 18 meses, pasó más de dos años sin medicamentos antirretrovirales y durante ese tiempo los análisis de sangre revelaron niveles no detectables de VIH.

   "Ciertamente éste es un giro desalentador para este niño pequeño, el personal médico involucrado en el cuidado del niño y la comunidad que investiga el VIH-sida", ha señalado el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas.

   Esas esperanzas de un tratamiento efectivo se desvanecieron cuando los médicos descubrieron la semana pasada que el virus del VIH había iniciado la replicación.

   El progreso de la niña se ha vigilado de cerca, sin embargo la semana pasada - tras 27 meses sin tratamiento por falta de evidencia de que el virus- durante un chequeo programado los médicos descubrieron la replica del virus. Ahora, la niña está siendo tratado con medicamentos anti-VIH, los tratamientos que probablemente tendrá que tomar por el resto de su vida a menos que un cura se puede encontrar.

Aun así, Fauci ha señalado que el caso del 'bebé Misisipí' sigue siendo importante porque confirma, ante los médicos que han sido escépticos respecto a la infección prenatal del bebé, que sí fue infectada por la madre con el VIH. Además, demuestra que el tratamiento temprano y agresivo puede ayudar a prevenir la replicación del virus.

Por su parte, la especialista en VIH pediátrico del la Universidad de Mississippi Medical Center, la doctora Hannah Gay, que fue quien ofreció al recién nacido el cóctel de fármacos, ha descrito su decepción ante la noticia como "un puñetazo en el estómago".

TRATAMIENTO CON ANTIRRETROVIRALES

   Los primeros resultados del caso se presentaron en marzo de 2013 durante una reunión científica en Atlanta, pero fue en octubre de ese año cuando el 'New England Journal of Medicine' daba detalles y confirma lo que los investigadores ya habían anunciado "el primer caso documentado de remisión del VIH en un niño".

   Entonces los investigadores afirmaban que todo llevaba a pensar que "la remisión no es una mera casualidad, sino el resultado probable de una terapia agresiva y temprana que puede haber impedido que el virus tome la delantera a las células inmunes del menor", explicaba Deborah Persaud, autora principal del informe y viróloga y experta en VIH pediátrico en el Centro de Niños de Johns Hopkins.

   El niño nació de una madre infectada por el VIH y comenzó con una combinación de tratamiento antirretroviral 30 horas después del nacimiento. Una serie de pruebas en los días y semanas posteriores demostraron una disminución progresiva de la presencia viral en la sangre del bebé hasta que llegó a niveles no detectables 29 días después del nacimiento.

   El niño permaneció con antivirales hasta los 18 meses de edad, momento en el que se perdió su seguimiento y, según los médicos, abandonó el tratamiento. A su regreso a la atención médica, unos 10 meses después de que se detuvo el tratamiento, se repitieron las pruebas estándar para el VIH en el niño pero ninguna detectó el virus en la sangre, según el informe publicado en octubre.

   Actualmente, casi 3,3 millones de niños viven con el VIH en todo el mundo y más de 260.000 adquieren el virus de sus madres durante el parto, a pesar de los avances en la prevención de la infección de la madre al niño.