20 de agosto de 2020

Encuentran nuevas células intestinales que nutren los capilares linfáticos encargados de la digestión de las grasas

Encuentran nuevas células intestinales que nutren los capilares linfáticos encargados de la digestión de las grasas
Intestino y colon. - PIXABAY/HEY PAUL STUDIOS - ARCHIVO

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El equipo de investigación del Instituto de Ciencias Básicas de Corea del Sur ha identificado nuevos subconjuntos de células conjuntivas intestinales, que son cruciales para el crecimiento linfático. Los hallazgos implican un vínculo crucial entre la fisiología del entorno intestinal y las interacciones biológicas entre los tipos de células, según publican los autores en la revista 'Nature Communications'.

Cuando las moléculas de alimentos llegan al intestino delgado, los capilares linfáticos especializados absorben los nutrientes grasos y continúan regenerándose durante la edad adulta, con un ritmo lento pero constante. Su capacidad de renovación única aún se conoce poco.

Un equipo de científicos dirigido por Koh Gou Young, en el Centro de Investigación Vascular, dentro del Instituto de Ciencias Básicas (IBS por sus siglas en inglés), ha identificado nuevos subconjuntos de células conectivas intestinales, que son cruciales para el crecimiento linfático.

Las paredes del intestino delgado están cubiertas con proyecciones en forma de dedos, llamadas vellosidades. Revistiendo estas vellosidades, coexisten poblaciones heterogéneas de células epiteliales, inmunes, vasculares, conectivas e incluso neuronales que ayudan al proceso digestivo.

Los capilares sanguíneos de las vellosidades absorben diferentes moléculas de alimentos. El entorno intestinal necesita hacer frente a la secreción y reabsorción de agua (estrés osmótico), así como a la actividad muscular repetitiva que mueve los alimentos a través del intestino. Cómo se armonizan todos estos complejos mecanismos sigue siendo un misterio.

El equipo de investigación pudo colocar una nueva pieza para completar este misterioso rompecabezas. Los investigadores encontraron que las proteínas reguladoras YAP / TAZ en las células conectivas de las vellosidades, las células del estroma intestinal, juegan un papel en el crecimiento de los capilares cercanos.

"Los capilares linfáticos de estos ratones parecían tridentes, lo cual es muy intrigante, ya que no los manipulamos en sí, sino las células circundantes", explica Hong Seon Pyo, primer coautor de este estudio.

Los investigadores dieron un paso más y descubrieron que las células del estroma intestinal pertenecen a varios subtipos, con distintas localizaciones y expresión génica dentro de las vellosidades. Entre estos subconjuntos, tres poblaciones recientemente identificadas secretan VEGF-C, una molécula esencial para el crecimiento linfático, tras la activación de YAP / TAZ.

Yang Myung Jin, primer coautor de este estudio, recuerda que les "sorprendió mucho ver tal heterogeneidad en una población celular que se consideró homogénea".

Por último, los investigadores demostraron que la fuerza mecánica y el estrés osmótico regulan la actividad de YAP / TAZ en las células estromales. En resumen, la estimulación mecánica activa YAP / TAZ en las células del estroma intestinal, que a su vez liberan VEGF-C y pueden explicar el crecimiento lácteo.

Cho Hyunsoo, primer coautor de este estudio, resalta que "este resultado implica un vínculo crucial entre la fisiología del entorno intestinal y las interacciones biológicas entre los tipos de células".

"Estamos interesados en investigar cómo funciona cada tipo de célula recientemente identificado en condiciones sanas y enfermas", añade Koh.