20 de agosto de 2015

Desarrollan un prometedor tratamiento para el alcoholismo sin efectos secundarios

Desarrollan un prometedor tratamiento para el alcoholismo sin efectos secundarios
B ROSEN/FLICKR

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unos nuevos compuestos basados en beta-carbolina podrían ser utilizados para crear un tratamiento para el alcoholismo que no contaría con los efectos secundarios de los actuales fármacos recetados para esta patología, según un estudio de la University of Wisconsin (EEUU).

La investigación, presentada en el 250th National Meeting & Exposition of the American Chemical Society (ACS), ha revelado que estos compuestos podrían ser el futuro para el tratamiento del alcoholismo. El fármaco estaría disponible en el mercado en cinco o seis años, según ha afirmado el químico de la University of Wisconsin, James Cook, y tiene como ventajas la ausencia de los efectos secundarios de los tratamientos actuales, como la depresión, y que podría ser tomado por vía oral.

Cook ha señalado que los fármacos que se usan a día de hoy "disminuyen un poco el sistema de creación de dopamina, de forma que no se obtiene satisfacción al beber alcohol, pero estos tratamientos, derivados de unos compuestos llamados antagonistas opioides, pueden causar depresión en algunos pacientes". Además, son adictivos, lo que puede derivar en un abuso de drogas sumado al alcoholismo.

Para llevar a cabo el estudio, se utilizaron ratas criadas para ansiar alcohol y se probaron los nuevos compuestos con ellas. El ensayo demostró que la beta-carbolina no era adictiva, reducía el consumo de alcohol en las ratas y no tenía los efectos secundarios de otros tratamientos, como los problemas para experimentar placer. Esta investigación se pudo llevar a cabo tras recoger los resultados de los experimentos de Cook, que durante veinte años intentó encontrar moléculas que provocaran los mismos efectos que los antagonistas opioides sin tener sus efectos secundarios.

En Estados Unidos, el alcoholismo es un problema "importante" que cuesta "casi 220 mil millones de dólares" a la economía del país cada año, según ha explicado el autor del estudio, Phani Babu Tiruveedhula. Se desconocen las causas de esta patología, pero una de las explicaciones es que el impulso de beber tiene su origen en los centros de placer del cerebro, ya que el alcohol libera dopamina, el mismo neurotransmisor generado por actividades placenteras como comer, el sexo o escuchar música.