21 de noviembre de 2008

Los dentistas aseguran que cada año se podrían evitar 4.000 casos de cáncer oral si se acudiera más a la consulta

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Dentistas aseguró hoy que en España se dan cerca de 4.000 casos de cáncer oral que se podrían evitar si los pacientes acudieran más a la consulta, al menos una vez al año, ya que de este modo se detecta la patología en sus primeros estadios y no cuando ya están en fase avanzada.

Según destacó esta entidad, la tasa de mortalidad por cáncer oral apenas ha disminuido en España en los últimos 30 años, debido principalmente al retraso en la consulta de un dentista. En general, cualquier llaga, bulto o herida en la boca que no cure en un plazo de quince días como máximo debe ser consultada con un dentista o un cirujano máxilo-facial ya que, además de revisar la dentadura, el dentista explora sistemáticamente las mucosas de la boca, buscando lesiones potencialmente malignas.

De este modo, en sus revisiones rutinarias y encaminados a la prevención del cáncer oral, el dentista puede estimular estilos de vida saludables, recomendar dietas con abundante contenido de vegetales y promocionar el cese de hábitos nocivos como el tabaco. En caso contrario de no diagnosticarse, debido a la falta de síntomas, el cáncer oral puede pasar desapercibido al paciente y detectarlo cuando la enfermedad está muy extendida.

El mejor procedimiento diagnóstico para descartar la presencia de cáncer sigue siento la inspección y la palpación profesional, porque las lesiones cancerosas suelen presentarse como ulceraciones, bultos y durezas anormales en la lengua, los labios, el suelo de la boca, las mejillas, u otras localizaciones de la boca, que con frecuencia resultan al principio poco llamativas.

Además, la biopsia de las lesiones potencialmente malignas es el único procedimiento seguro de diagnóstico. Aunque se han diseñado otros procedimientos desde hace casi treinta años, como el uso de colorantes vitales, o la autofluorescencia, lo cierto es que estos métodos carecen de respaldos científicos imparciales, es decir, ajenos a los intereses comerciales.

Sin embargo, ninguna de estas pruebas se ha demostrado significativamente ventajosa, ni en las exploraciones rutinarias por los dentistas, ni en los chequeos deliberados para descartarlo específicamente en pacientes con mayor riesgo de cáncer oral (fumadores, bebedores, y pacientes con heridas por roces de prótesis mal ajustadas), debido a su limitada capacidad para revelar lesiones visualmente indetectables.