Demuestran beneficios del uso de un sistema híbrido de administración de insulina de circuito cerrado

Demuestran beneficios del uso de un sistema híbrido de administración de insulina de circuito cerrado
3 de octubre de 2018 CSIC

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El uso de un sistema híbrido de administración de insulina de circuito cerrado día-noche es mejor que el sensor terapia con bomba aumentada para el control del azúcar en la sangre en la diabetes tipo 1 mal controlada, según un estudio, financiado por JDRF, realizado por expertos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y publicado en la revista 'The Lancet'.

La terapia de bomba aumentada con sensor combina la tecnología de una bomba de insulina con un sensor de monitoreo continuo de glucosa que transmite las lecturas de glucosa a la persona que lleva el dispositivo. En tales sistemas, la persona que lleva el dispositivo es responsable de tomar todas las decisiones de dosificación de insulina.

Los sistemas de administración de insulina en circuito cerrado (también conocidos como sistemas de 'páncreas artificiales') llevan la tecnología al siguiente nivel al integrar el monitoreo continuo de glucosa con una bomba de insulina y un algoritmo que automatiza la administración de insulina.

Estos sistemas se caracterizan por la coexistencia de la administración automatizada de insulina (a través del algoritmo) y la administración de insulina iniciada por el usuario, por ejemplo, proporcionando bolos a la hora de comer. En 2017, el primer sistema híbrido de circuito cerrado comenzó a usarse a nivel clínico y estuvo basado en un ensayo pivotal de un solo brazo de seguridad no aleatorizado.

El estudio asignó al azar a sujetos (44 hombres, 42 mujeres) con diabetes tipo 1 de seis años de edad o más (paciente mayor de 65 años) tratados con bomba de insulina y con control de azúcar en la sangre subóptimo para recibir ya sea terapia híbrida de circuito cerrado o terapia con bomba aumentada por sensor durante 12 semanas de vida sin restricciones. La capacitación en la bomba de insulina y el monitoreo continuo de la glucosa se llevó a cabo durante un período de 4 semanas durante el estudio.

La proporción de tiempo que estuvo la glucosa fue significativamente mayor en el grupo de circuito cerrado (65%) en comparación con el grupo control (54%). En el grupo de ciclo cerrado, la hemoglobina glucosilada se redujo después del entrenamiento.

La dosis diaria total de insulina no fue diferente y el cambio de peso corporal no difirió significativamente entre los grupos. Además, no se produjo una hipoglucemia grave, si bien se originó una cetoacidosis diabética en el grupo de circuito cerrado debido a un fallo en el equipo de infusión.

"El uso de la administración de insulina de circuito cerrado híbrido día y noche mejora el control glucémico al tiempo que reduce el riesgo de hipoglucemia en adultos, adolescentes y niños con diabetes tipo 1 en comparación con la terapia con bomba convencional o la terapia con bomba aumentada con sensor. Los resultados de nuestro estudio junto con los de estudios anteriores respaldan la adopción de tecnología de circuito cerrado en la práctica clínica en todos los grupos de edad", han zanjado los expertos.