17 de diciembre de 2018

Se demuestra que invertir en ejercicio físico como medida de prevención laboral es rentable

Se demuestra que invertir en ejercicio físico como medida de prevención laboral es rentable
ASTELLAS - ARCHIVO

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de Prevención de Trastornos Músculo-Esqueléticos (TME), realizado por Biwel, ha demostrado el retorno de la inversión de una compañía que invierte en ejercicio físico como medida de prevención laboral.

El caso se inició en junio de 2014 bajo el nombre 'Sentirse bien para trabajar mejor' y se ha dirigido a los 300 empleados de la planta de producción de una empresa farmacéutica para mejorar su condición física como medida para evitar lesiones.

El colectivo de trabajadores, debido a su dinámica de trabajo (de pie, movimientos repetitivos y manipulación de cargas) se ve afectado con asiduidad por este tipo de trastornos. La adherencia ha sido de alrededor del 45 por ciento de los trabajadores, teniendo en cuenta que se trata de una medida opcional para ellos.

A nivel de impacto económico, se ha observado una reducción del absentismo por causa osteo-muscular. En este sentido, los trabajadores que han participado en el programa tuvieron 2,8 días menos de baja que los que no participaron. Durante los 3 años del programa, la empresa ha obtenido una rentabilidad de 1,98 euros por cada euro invertido, lo que ha supuesto un ahorro económico de 61.300 euros al año.

A nivel físico, algunos de los resultados destacados han sido la disminución de los dolores leves y moderados de las personas que participan en el programa, ya que se redujeron del 50 al 41 por ciento en hombros, del 64 al 57 por ciento en la zona cervical, del 82 al 60 por ciento en la zona lumbar y del 56 al 46 por ciento en la zona dorsal. Además, los niveles de inactividad física pasaron del 25 al 16 por ciento y la satisfacción media de los empleados ha sido de 8,6 sobre 10.