30 de enero de 2020

¿Por qué dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer?

¿Por qué dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer?
Imagen de microscopía electrónica de células de cáncer de pulmón. - LRI EM UNIT

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las células protectoras en los pulmones de los exfumadores podrían explicar por qué dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, según han determinado investigadores del Instituto Wellcome Sanger y University College de Londres (UCL) financiados por el Cancer Research UK.

Los científicos han descubierto que, en comparación con los fumadores actuales, las personas que habían dejado de fumar tenían más células pulmonares genéticamente saludables, que tienen un riesgo mucho menor de desarrollar cáncer.

La investigación, publicada en la revista 'Nature', es parte del proyecto Mutographs of Cancer, dotado con 20 millones de libras esterlinas (unos 23,6 millones de euros), una iniciativa del Gran Reto de Cancer Research UK. El proyecto detecta 'firmas' de ADN que indican la fuente del daño, para comprender mejor las causas del cáncer y descubre las que aún no conocemos.

El estudio muestra que dejar de fumar podría hacer mucho más que simplemente detener más daño a los pulmones. Los investigadores creen que también podría permitir que células nuevas y saludables repongan activamente el revestimiento de nuestras vías respiratorias. Este cambio en la proporción de células sanas a dañadas podría ayudar a proteger contra el cáncer. Estos resultados destacan los beneficios de dejar de fumar por completo, a cualquier edad.

El daño al ADN en las células que recubren los pulmones crea errores genéticos, y algunos de estos son 'mutaciones impulsoras', que son cambios que le dan a la célula una ventaja de crecimiento. Finalmente, una acumulación de estas mutaciones impulsoras puede permitir que las células se dividan sin control y se vuelvan cancerosas. Sin embargo, cuando alguien deja de fumar evitan la mayor parte del riesgo posterior de cáncer de pulmón.

En el primer estudio importante sobre los efectos genéticos del tabaquismo en las células pulmonares no cancerosas 'normales', los investigadores analizaron biopsias pulmonares de 16 personas, incluidos fumadores, exfumadores, personas que nunca habían fumado y niños.

Secuenciaron el ADN de 632 células individuales de estas biopsias y observaron el patrón de cambios genéticos en estas células pulmonares no cancerosas.

Los investigadores descubrieron que a pesar de no ser cancerosos, más de 9 de cada 10 células pulmonares en los fumadores actuales tenían hasta 10.000 cambios genéticos adicionales, mutaciones, en comparación con los no fumadores, y estas mutaciones fueron causadas directamente por los químicos en el humo del tabaco.

Más de una cuarta parte de estas células dañadas tenían al menos una mutación conductora del cáncer, lo que explica por qué el riesgo de cáncer de pulmón es mucho mayor en las personas que fuman.

Inesperadamente, en las personas que habían dejado de fumar, había un grupo considerable de células que recubren las vías respiratorias que habían escapado del daño genético de su tabaquismo anterior. Genéticamente, estas células estaban a la par con las de personas que nunca habían fumado: tenían mucho menos daño genético por fumar y tendrían un bajo riesgo de convertirse en cáncer.

Los investigadores encontraron que los exfumadores tenían cuatro veces más de estas células sanas que las personas que todavía fumaban, lo que representa hasta el 40% del total de las células pulmonares en los exfumadores.

El autor principal, el doctor Peter Campbell, del Instituto Wellcome Sanger, señala que "las personas que han fumado mucho durante 30, 40 o más años a menudo dicen que es demasiado tarde para dejar de fumar porque el daño ya está hecho. Lo que es tan emocionante sobre nuestro estudio es que muestra que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar: algunas de las personas en nuestro estudio habían fumado más de 15.000 paquetes de cigarrillos durante su vida, pero a los pocos años de dejar de fumar muchas de las células que recubren sus vías respiratorias no mostraron evidencia de daños causados por el tabaco".

La doctora Kate Gowers, primera autora conjunta de UCL, destaca que en su estudio, "por primera vez, los científicos analizan en detalle los efectos genéticos del tabaquismo en las células pulmonares sanas individuales. Descubrimos que incluso estas células pulmonares sanas de los fumadores contenían miles de mutaciones genéticas --añade--. Estas pueden considerarse como mini bombas de tiempo que esperan el próximo golpe que las haga progresar a cáncer. Se necesita más investigación con un mayor número de personas para comprender cómo se desarrolla el cáncer a partir de estas células pulmonares dañadas".

Si bien el estudio mostró que estas células pulmonares sanas podrían comenzar a reparar el revestimiento de las vías respiratorias de los exfumadores y ayudar a protegerlas contra el cáncer de pulmón, fumar también causa daños más profundos en el pulmón que pueden provocar enfisema, una enfermedad pulmonar crónica. Este daño no es reversible, incluso después de dejar de fumar.

El profesor Sam Janes, autor principal conjunto de UCL y University College London Hospitals Trust, añade que el estudio "tiene un importante mensaje de salud pública y muestra que realmente vale la pena dejar de fumar para reducir el riesgo de cáncer de pulmón. Dejar de fumar a cualquier edad no solo ralentiza la acumulación de daños adicionales, sino que podría reactivar las células ilesas por elecciones de estilo anteriores. Investigación adicional sobre este proceso podría ayudar a comprender cómo estas células protegen contra el cáncer y podría conducir a nuevas vías de investigación sobre terapias contra el cáncer. "

Por su parte, la dotora Rachel Orritt, Gerente de Información de Salud de Cancer Research UK, destaca que "es una idea realmente motivadora que las personas que dejan de fumar podrían cosechar los beneficios dos veces más, al prevenir más daños relacionados con el tabaco a las células pulmonares y al darles a los pulmones la oportunidad para equilibrar algunos de los daños existentes con células más saludables. Lo que se necesita ahora son estudios más grandes que analicen los cambios celulares en las mismas personas a lo largo del tiempo para confirmar estos hallazgos".

"Los resultados se suman a la evidencia existente de que, si fuma, dejar de fumar por completo es lo mejor que puede hacer por su salud. No siempre es fácil dejar el hábito, pero obtener el apoyo de un servicio local gratuito para dejar de fumar triplica la posibilidad de éxito en comparación con hacerlo solo".

Para leer más