La deficiencia de zinc afecta negativamente a la fertilidad

La deficiencia de zinc afecta negativamente a la fertilidad
26 de abril de 2018 PIXABAY/LAIKIPIA - ARCHIVO

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Se estima que el 10 por ciento de las parejas en Estados Unidos luchan contra la infertilidad. Aunque una variedad de factores puede hacer que sea difícil para algunas personas quedarse embarazadas, los trastornos de la ovulación son la principal causa de infertilidad femenina.

Ahora, investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania, en Estados Unidos, han descubierto que la deficiencia de zinc puede afectar negativamente a las primeras etapas del desarrollo del óvulo, reduciendo la capacidad de las células de los huevos de dividirse y fertilizarse. Esto puede afectar a los meses de fertilidad en el futuro.

La disponibilidad de micronutrientes en el ambiente ovárico y su influencia en el desarrollo, la viabilidad y la calidad de los óvulos (ovocitos) es el foco de un área de investigación en crecimiento. En los mamíferos, el ovario está formado por miles de estructuras llamadas folículos (las hembras nacen con aproximadamente dos millones) que consisten en un ovocito rodeado por capas de células de soporte (células somáticas).

Después de la pubertad, se produce una compleja cascada de eventos para preparar grupos de ovocitos para la maduración, la ovulación y la fertilización. Aunque un grupo de ovocitos comienza a madurar cada mes, solo uno será ovulado y tendrá la posibilidad de ser fertilizado. Múltiples factores pueden influir en si un ovocito determinado madurará correctamente y un día ovulará, incluida la presencia de niveles suficientes de ciertos micronutrientes.

"Cada vez se acumula más evidencia de que el zinc es un actor clave en el desarrollo de oocitos", dice el autor principal de este trabajo, James Hester, estudiante graduado de la Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos. En el estudio actual, Hester y su asesor, Francisco Díaz, evaluaron los efectos del zinc sobre el desarrollo de los huevos muy temprano en el proceso de maduración de los ovocitos.

"La investigación y el tratamiento de la fertilidad se han centrado principalmente en la clase más grande de folículos (folículos antrales), que son capaces de ovular en respuesta a señales hormonales de la glándula pituitaria", escribe Hester, que presentará sus resultados en la reunión anual de la Sociedad Americana de Fisiología que se celebra en el evento Experimental Biology 2018, que se celebra en San Diego, Estados Unidos.

"En contraste, nuestro estudio examina los folículos preantrales más pequeños, que aún están creciendo y aún no responden a la señal ovulatoria. En los humanos, los folículos preantrales deben seguir creciendo durante aproximadamente 90 días antes de que estén listos para ovular. Estudios previos demostraron que los niveles de zinc son críticos en el folículo antral, pero nadie había probado el efecto de la deficiencia de zinc en el crecimiento del folículo preantral", agrega.

INTERRUPCIÓN DEL CRECIMIENTO DE FOLÍCULOS PREANTRALES

Los investigadores recolectaron folículos preantrales de ratones y los maduraron en un plato de cultivo celular. Compararon los óvulos maduros en un ambiente deficiente de zinc con los que crecieron con niveles normales de zinc. También expusieron los huevos deficientes de zinc y de control al factor de crecimiento epidérmico para imitar el ambiente hormonal necesario para la ovulación después del proceso de maduración.

Hester y Díaz encontraron que la deficiencia de zinc preantral llevó a la interrupción del crecimiento de las células en cultivo, condujo a óvulos más pequeños al principio del desarrollo, provocó problemas con el desarrollo de células somáticas y elevó ciertos marcadores celulares y perjudicó la capacidad de las células de huevo para dividirse correctamente (meiosis), un paso necesario antes de que pueda ocurrir la fertilización exitosa. Este defecto persistió incluso después de que se introdujo más zinc en el medio ambiente.

"Los estudios en animales han demostrado consistentemente un requerimiento de zinc para los ovocitos durante la división meiótica, la fertilización y el desarrollo embrionario. Nuestra nueva investigación muestra que el zinc desempeña un papel en el crecimiento de oocitos en una etapa anterior a la investigada previamente, durante el desarrollo y antes de la división. No importa cuáles sean las condiciones durante la ovulación --explica Hester--. Curiosamente, los ovocitos comúnmente utilizados para la [fertilización in vitro] se obtienen de los folículos antrales, por lo que ya se han producido los efectos del desarrollo preantral".

Mientras que la Organización Mundial de la Salud estima que el 17 por ciento de la población mundial es vulnerable a la deficiencia de zinc en su dieta, la estimación puede no incluir casos de deficiencia marginal de zinc (personas con algo de zinc en su dieta, pero menos de lo recomendado).

Otras poblaciones en riesgo incluyen personas con factores dietéticos y de enfermedad que también afectan al estado del zinc, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn, los trastornos gastrointestinales y la patología hepática; mujeres que se enfrentan a inseguridad alimentaria; o mujeres con ciertas restricciones dietéticas, como los vegetarianos o veganos que no toman suplementos de zinc.