5 de marzo de 2019

El daltonismo, ¿es sólo cuestión de hombres?

El daltonismo, ¿es sólo cuestión de hombres?
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MAXIMILIAN NOSSEK

   MADRID, 5 Mar. (EDIZIONES) -

   El daltonismo fue descrito inicialmente por John Dalton, de ahí su nombre, 'daltonismo' y consiste en una alteración que impide la correcta visión de los colores. Se trata de un proceso con base hereditaria, genética, y que va desde una discreta alteración en la capacidad de distinguir los colores, hasta una dificultad total en discriminar el rojo y el verde, siendo menos frecuente en el caso del azul, y casi excepcional cuando no se ve ningún color, que es cuando vemos en blanco y negro, y en tonos grises.

   Eso sí, el doctor Carlos Vergés, director médico del Instituto Oftalmológico Quirónsalud Dexeus, explica a Infosalus que no hay que confundir el daltonismo de origen genético con todas las alteraciones en la visión de los colores.

   "Hay ciertas enfermedades oculares, generalmente las que afectan a la retina y al nervio óptico, que pueden alterar la percepción de los colores. Es lo que se conoce como 'Discromatopsia adquirida' y lo vemos en la retinopatía diabética, las maculopatías, en los casos de glaucoma, además de en ciertas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o la esclerosis múltiple", señala el especialista.

   Así, este oftalmólogo reconoce que se trata de un fenómeno más frecuente en hombres que en mujeres porque esta alteración se presenta en el cromosoma 'X', concretamente en un alelo recesivo de este cromosoma, de forma que si lo hereda un hombre ('XY') padecerá daltonismo, mientras que en las mujeres, al ser 'XX', sólo padecerán esta alteración cuando el alelo alterado esté presente en los dos cromosomas.

   "Se estima que la prevalencia se sitúa en torno el 8% y el 10% en los hombres, frente al 0,5% -1% en las mujeres. Esto significa que prácticamente 1 niño de cada 10 sufrirá una alteración en la visón de los colores", precisa el también director médico de la clínica Área Oftalmológica Avanzada de la ciudad condal, quien sostiene que también se puede heredar de padres a hijos, en la proporción antes descrita.

   Sobre cómo puede surgir, el doctor Vergés indica que esta alteración oftalmológica aparece de forma hereditaria, y no existe una forma específica de prevenirlo. "Únicamente el estudio del árbol genealógico puede establecer un índice de probabilidad de padecerlo y con ello de informar a los progenitores. Generalmente, no se utilizan este tipo de estudios ya que la visión no suele verse gravemente afectada (sólo en los casos de alteración de los tres colores principales, excepcionalmente rara), por ello no suele consultarse para el consejo genético", remarca.

   En este contexto destaca que en la mayor parte de los casos se nace con el defecto, y sin embargo no es hasta los primeros años de vida, en la época escolar (entre los 5 y 10 años), cuando se identifican los niños que padecen alteraciones en la visión de los colores.

   "En la mayor parte de países de occidente se realizan revisiones, tanto en los centros de salud como en los colegios, para detectar alteraciones como el daltonismo, y es en estas circunstancias cuando se pone de manifiesto su existencia. Se utilizan unas láminas con puntos de colores, donde se puede identificar un patrón en forma de dibujo, números o letras, las conocidas como 'tablas de Ishihara', muy sencillas de utilizar, y muy efectivas para poner de manifiesto este tipo de alteraciones", agrega.

   A su vez, el doctor Vergés señala que "no se trata de una enfermedad en sí misma", ni tampoco evoluciona empeorando con el tiempo. Se trata de un defecto en la visión de los colores, en su identificación, pudiendo variar mucho entre las personas que lo sufren, tal y como precisa.

   "El daltonismo no tiene una curación. Se mantendrá toda la vida pero, generalmente, las personas que lo sufren se acostumbran a este defecto y desarrollan mecanismos de compensación para reconocer los colores. Actualmente, hay gafas y lentillas con filtros adaptados que permiten mejorar la identificación de los colores y ayudan a estas personas en su vida diaria", apostilla el especialista en Oftalmología.

PUEDE OCASIONAR RETRASO EN EL DESARROLLO ESCOLAR

   A juicio del jefe del servicio de Oftalmología del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona, es importante establecer el diagnóstico del daltonismo lo antes posible porque se sabe que puede ocasionar retraso en el desarrollo escolar, así como en ciertas actividades plásticas como la pintura, o la fotografía, por ejemplo.

   También advierte de que hay referencias sobre las dificultades que puede ocasionar en la práctica del deporte. "El diagnóstico precoz es especialmente importante ahora que hay mecanismos de mejora, como ejercicios de terapia visual, junto a la adaptación de gafas o de lentillas con filtros que nos ayudan a mejorar la visión a estos niños, e incluso adultos", insiste.