1 de febrero de 2011

Hosteleros se concentrarán el día 7 ante Delegación de Gobierno y el 21 en Madrid

Hosteleros se concentrarán el día 7 ante Delegación de Gobierno y el 21 en Madrid
FEHV

VALENCIA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los hosteleros de la Comunidad Valenciana han decidido apagar las máquinas de tabaco de sus locales a partir del 7 de febrero, recoger firmas y convocar concentraciones ese mismo día ante la sede de la Delegación del Gobierno en Valencia y el día 21 en Madrid, en señal de protesta por los "catastróficos" efectos de la Ley del Tabaco en el sector hostelero y turístico, en su primer mes de vigencia.

Así lo ha señalado el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana (Conhostur), Juan Carlos Gelabert, quien ha informado en rueda de prensa de los acuerdos adoptados por los más de 200 hosteleros que asistieron a la asamblea extraordinaria celebrada este lunes para calcular el impacto económico de la ley y fijar un calendario de protestas.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Bares y responsable de la Comisión de Ocio Nocturno de la FEHV, Gemma Piqué, ha apuntado que un 95,8 por ciento de los locales sufren la crisis y que ésta, agravada por la Ley del Tabaco, ha provocado una caída de la facturación del 27,1 por ciento en enero, en virtud de los resultados obtenidos de las 110 encuestas realizadas en el sector.

Ha alertado de que, si la situación continúa a lo largo de los próximos meses, provocará la desaparición de "uno de cada cuatro" establecimientos hosteleros de la Comunidad, en torno a 12.860 empresas, así como una caída del volumen de negocio en 3.318 millones de euros y el despido de 38.080 trabajadores.

Piqué ha remarcado que "si no se escucha al empresario", no descartan convocar una huelga y cerrar sus establecimientos --medida que respalda el 60 por ciento de los locales-- ni organizar, por ejemplo, un día de insumisión generalizada --con un apoyo del 36 por ciento--.

Ha recalcado que esas medidas de protesta "reflejan la rabia y el malestar" existente en el sector por una situación que afecta especialmente a los "cafés más pequeños y bares de pueblo", seguidos del ocio nocturno y, en menor medida, a la restauración.

(((HABRÁ AMPLIACIÓN)))