22 de agosto de 2019

¿Cuánto tiempo de ejercicio semanal se necesita para reducir el riesgo de muerte prematura?

¿Cuánto tiempo de ejercicio semanal se necesita para reducir el riesgo de muerte prematura?
Young and senior sportswoman runningGETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / DAVID PEREIRAS

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

La revista científica 'The BMJ' publica una evidencia clara de que los niveles más altos de actividad física, independientemente de la intensidad, están asociados con un menor riesgo de muerte prematura en personas de mediana edad y mayores. Los resultados también muestran que, por el contrario, ser sedentario, como permanecer sentado, durante 9,5 horas o más al día (excluyendo el tiempo de sueño) se asocia con un mayor riesgo de muerte.

Estudios anteriores han sugerido repetidamente que el comportamiento sedentario es malo y que la actividad física es buena para la salud y la larga vida. Las pautas recomiendan al menos 150 minutos de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa cada semana, pero se basan principalmente en la actividad autoinformada, que a menudo es imprecisa. Por ello, exactamente cuánta actividad (y con qué intensidad) se necesita para proteger la salud sigue sin estar claro.

Para explorar esto más a fondo, los investigadores dirigidos por el profesor Ulf Ekelund de la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte en Oslo analizaron estudios observacionales que evaluaban la actividad física y el tiempo sedentario con la muerte ("mortalidad por todas las causas").

Los estudios utilizaron acelerómetros (un dispositivo portátil que rastrea el volumen y la intensidad de la actividad durante las horas de vigilia) para medir la actividad total en recuentos por minuto (cpm) de tiempo de uso. La intensidad generalmente se divide en ligera, moderada y vigorosa, y luego se estima el tiempo en estas intensidades.

Ejemplos de actividad de intensidad incluyen caminar lentamente o tareas ligeras como cocinar o lavar platos. La actividad moderada incluye caminar rápido, pasar la aspiradora o cortar el césped, mientras que la actividad vigorosa incluye trotar, cargar cargas pesadas o cavar.

Se incluyeron datos de ocho estudios de alta calidad con 36.383 adultos de al menos 40 años (edad promedio 62). Los niveles de actividad se clasificaron en trimestres, de menos a más activos, y se realizó un seguimiento de los participantes durante un promedio de 5,8 años.

Durante el estudio, 2.149 (5,9 por ciento) participantes murieron. Después de ajustar por factores potencialmente influyentes, los investigadores encontraron que cualquier nivel de actividad física, independientemente de la intensidad, se asociaba con un riesgo sustancialmente menor de muerte.

Las muertes disminuyeron abruptamente a medida que la actividad total aumentó hasta una meseta a 300 cpm, similar a los niveles de actividad promedio en una muestra basada en la población de hombres de Estados Unidos y alrededor de 10-15 por ciento menor que la observada en hombres y mujeres escandinavos.

Una disminución similar en las muertes ocurrió con el aumento de la duración de la actividad física ligera hasta una meseta de aproximadamente 300 minutos (5 horas) por día y de actividad física de intensidad moderada de aproximadamente 24 minutos por día.

La mayor reducción en el riesgo de muerte (aproximadamente 60-70 por ciento) fue entre el primer trimestre (menos activo) y el cuarto (más activo), con aproximadamente cinco veces más muertes en aquellos que estaban inactivos en comparación con los más activos. Esto fortalece la opinión de que cualquier actividad física es beneficiosa y probablemente alcanzable para grandes segmentos de la población, dicen los investigadores.
Por el contrario, pasar 9,5 horas o más cada día sedentario se asoció con un mayor riesgo de muerte estadísticamente significativo.

Los investigadores señalan algunas limitaciones. Por ejemplo, todos los estudios se realizaron en los Estados Unidos y Europa occidental, e incluyeron adultos que tenían al menos 40 años de edad, por lo que los resultados pueden no aplicarse a otras poblaciones o a personas más jóvenes. Sin embargo, dicen que el gran tamaño de la muestra y las medidas basadas en dispositivos del tiempo sedentario y la actividad física proporcionan resultados más precisos que los estudios anteriores.

Como tal, dicen que sus resultados proporcionan datos importantes para informar las recomendaciones de salud pública, y sugieren que el mensaje de salud pública podría ser simplemente "sentarse menos y moverse cada vez más a menudo". Estos hallazgos son importantes y fáciles de interpretar, dicen los investigadores en un editorial vinculado. Sin embargo, quedan preguntas, particularmente sobre si el efecto de la actividad física continúa por encima de cierto umbral.

Reconocen que aumentar la actividad a nivel de la población es un desafío, pero dicen que caminar es un objetivo prometedor para la intervención, ya que es simple, asequible (gratis), alcanzable incluso para adultos mayores y rara vez está contraindicado. "El desarrollo de formas de limitar el tiempo sedentario y aumentar la actividad en cualquier nivel podría mejorar considerablemente la salud y reducir la mortalidad", concluyen.

Contador

Lo más leído