25 de marzo de 2019

Cuando veas la televisión, no comas bocadillos

Cuando veas la televisión, no comas bocadillos
EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los adolescentes que comen bocadillos mientras ven la televisión o juegan a un videojuego tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes, según un estudio realizado por expertos de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul en Porto Alegre (Brasil) y que ha sido presentado en la Reunión Anual de la Endocrine Society, celebrada recientemente en Nueva Orleans (Estados Unidos).

En concreto, los investigadores descubrieron que estos adolescentes corren el riesgo de desarrollar síndrome metabólico, un conjunto de factores de riesgo que incluyen aumento de la presión arterial, niveles altos de azúcar en la sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o triglicéridos, que elevan el riesgo de enfermedad cardiaca, derrame cerebral y diabetes.

"El mensaje para llevar a casa es que limitar el tiempo de la pantalla es importante, pero cuando no es posible, evitar el consumo de bocadillos puede ayudarlo a reducir su riesgo de síndrome metabólico", han dicho los autores, tras analizar a 33.900 adolescentes de 12 a 17 años.

En el estudio, se midieron las cinturas, la presión arterial y se tomaron muestras de sangre para medir la glucosa en la sangre, el colesterol HDL y los triglicéridos. Casi el 60 por ciento de los adolescentes eran mujeres, la edad promedio era de 14,6, la mitad eran físicamente activos, el 85 por ciento dijo que usualmente comía bocadillos frente al televisor, mientras que el 64 por ciento lo hacían mientras usaban el ordenador o jugaban videojuegos.

Los investigadores encontraron que el 2,5 por ciento de los adolescentes tenían síndrome metabólico y, de los que pasaron seis o más horas al día frente a las pantallas tenían un 71 por ciento más de probabilidades de tener síndrome metabólico, en comparación con los que pasaron menos tiempo frente a las pantallas. Sin embargo, solo se observó un mayor riesgo en aquellos que informaron que comían bocadillos frente a las pantallas.

Asimismo, en el estudio no se encontró una asociación entre el tiempo de pantalla y el síndrome metabólico entre los adolescentes que informaron que no habían comido bocadillos delante de las pantallas. Entre los adolescentes que informaron que habitualmente comían bocadillos frente al televisor o la computadora, el riesgo de síndrome metabólico aumentó conforme más tiempo pasaban los adolescentes frente a las pantallas.

"Como vivimos rodeados de pantallas, especialmente los jóvenes, a veces no es posible eliminar o reducir el tiempo de pantalla. En estos casos, evitar el consumo de bocadillos puede ser más fácil. Más allá de reducir el tiempo de pantalla, se deben evaluar las intervenciones destinadas a reducir los bocadillos frente a las pantallas entre los jóvenes", han zanjado.