15 de marzo de 2012

La crisis podría aumentar los trastornos del sueño por ansiedad, según neurólogo

Se recomienda evitar la automedicación en cualquier caso, pues su abuso crónico tiene importantes efectos secundarios

La crisis podría aumentar los trastornos del sueño por ansiedad, según neurólogo
GETTY

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La crisis podría haber aumentado los trastornos del sueño derivados de un estado de ansiedad mantenido, según el doctor Antonio Yusta Izquierdo, neurólogo del Hospital USP San Camilo de Madrid, quien recomienda evitar la automedicación en cualquier caso, pues su abuso crónico tiene importantes efectos secundarios.

Según ha explicado con motivo de la celebración este viernes, 16 de marzo, del Día Mundial del Sueño, los trastornos del sueño afectan a cerca del 40% de la población en algún momento de su vida. El más prevalente es el insomnio, que sufren de forma crónica un 20 por ciento de la población y puede tener múltiples causas.

El insomnio pude ser de conciliación --cuando nos cuesta quedarnos dormidos-- o de despertar precoz, cuando nos despertamos demasiado pronto. En todo caso, insiste el experto, sólo hay que tratarlo si altera el desempeño de la actividad de la vida diurna, no si únicamente nos pone nerviosos no poder dormir lo suficiente.

Este experto explica que el sueño tiene dos fases: la fase de sueño noREM, en la que se tiene actividad muscular pero la actividad cerebral se va ralentizando progresivamente, y la fase REM, en la que no hay actividad muscular excepto en los músculos de los ojos y en la que se producen los sueños.

"Cuando una de las características de una de estas fases aparece en la otra es cuando se producen las alteraciones del sueño, que también se denominan parasomnias", según expone el doctor Yusta.

La parasomnia más frecuente es la narcolepsia-cataplejía, con una incidencia del 0,2 por ciento de la población. Se caracteriza porque, en ocasiones, el paciente no puede mover ningún músculo de su cuerpo --excepto para respirar y mover los ojos-- al final del sueño o tiene la sensación de soñar despierto al tumbarse en la cama por la noche o antes de levantarse por la mañana. "Esta enfermedad tiene un componente genético y con el tratamiento adecuado tienen muy buen control", apunta.

Una parasomnia más rara se da cuando aparece actividad muscular durante el sueño REM, una patología común en mayores y en la que el paciente se mueve como si actuase en su sueño, pudiendo sufrir traumatismos al caerse de la cama o incluso agredir a su acompañante sin ser consciente de ello. "Es importante el diagnóstico de esta enfermedad, ya que puede ser el preámbulo de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson", concluye.