21 de noviembre de 2014

Un control adecuado del asma grave en los niños permite un desarrollo normal de las actividades en su día a día

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un control adecuado del asma grave en los niños permite un desarrollo normal de las actividades en su día a día, según han asegurado diversos expertos durante la XIV edición de las jornadas 'Avances en Neumología Pediátrica', organizada por la Unidad de Neumología Pediátrica y Fibrosis Quística del Hospital Universitari Vall d'Hebron, con la colaboración de Novartis.

Se trata de un curso que, según ha explicado el especialista de la Unidad de Neumología Pediátrica y Fibrosis Quística del Hospital Universitari Vall d'Hebron y organizador del encuentro, Antonio Moreno, tiene como objetivo actualizar los principales conocimientos y revisar las técnicas "más relevantes" en el diagnóstico de las enfermedades respiratorias en el paciente infantil.

"Los neumólogos pediátricos atendemos diversas enfermedades respiratorias, como bronquitis recurrentes, tos crónica o neumonías de repetición, aunque la patología crónica más frecuente en niños es el asma bronquial", ha comentado el experto.

Y es que, en España, el asma afecta a cerca del 11 por ciento de los niños entre 6 y 7 años, a un 9 por ciento de los adolescentes entre 13 y 14 años y alrededor de un 5 por ciento de la población adulta. En este sentido, la alergóloga de la Unidad de Alergia Pediátrica del Hospital Universitari Vall d'Hebron, Teresa Garriga, ha recordado que es una de las patologías "más importantes" en España por su prevalencia, cronicidad, impacto en la vida de los pacientes y las repercusiones económicas que conlleva,

EL 5% DE LOS NIÑOS DE 10 AÑOS TIENE ASMA GRAVE DE CONTROL DIFÍCIL

"Según un estudio realizado con niños de 10 años se estimó que, aproximadamente un 5 por ciento de estos pacientes asmáticos padecían asma grave de control difícil. Además, la elevada morbilidad que presentan los niños con asma grave de control difícil conlleva un consumo muy elevado de recursos sanitarios, así como un alto impacto en la vida social tanto del niño como del familiar", ha apostillado Moreno.

Y es que, para este grupo de pacientes, el asma grave controlada de forma inadecuada tiene un fuerte impacto en su rendimiento escolar, así como en su salud. De hecho, tal y como ha señalado el doctor de la Unidad de Neumología Pediátrica y Fibrosis Quística del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, Carlos Martín, el asma grave altera la calidad de vida del niño debido a la aparición de síntomas frecuentes, múltiples visitas al médico y a urgencias e ingresos hospitalarios.

"Todo ello afecta directamente a su rendimiento escolar y a la realización de actividades propias de los niños así como a hacer deporte de forma habitual", ha señalado para abundar en la importancia de reconocer los factores que influyen en la gravedad de un niño asmático". "

Ahora bien, los profesionales han comentado que la mayoría del asma infantil es leve, y en una proporción significativa, los síntomas del asma desaparecen cuando el menor alcanza la edad adulta, aunque han avisado de que el incumplimiento terapéutico, la existencia de múltiples alérgenos y la existencia de complicaciones asociadas o de comorbilidades pueden empeorar el pronóstico de la enfermedad.

"La elevada heterogeneidad de la patología en su expresión clínica dificulta su caracterización, y en la mayoría de los casos también la elección del tratamiento adecuado" por lo que para los profesionales sanitarios el objetivo principal es conseguir un enfoque terapéutico óptimo para lograr y mantener el control de la enfermedad, prevenir la obstrucción crónica al flujo aéreo y reducir la morbimortalidad", ha concluido Garriaga.

Para leer más