29 de mayo de 2019

La contaminación del aire puede afectar al sistema cardiovascular y nervioso

La contaminación del aire puede afectar al sistema cardiovascular y nervioso
COORDINADORA

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

La contaminación del aire afecta a 69 metabolitos del cuerpo involucrados en el estrés oxidativo, la inflamación, los sistemas cardiovascular y nervioso, según ha evidenciado un estudio de la Universidad de Buffalo (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista 'Environmental Health Perspectives'.

El estudio, que analizó la contaminación del aire durante los Juegos Olímpicos de Beijing, identificó dos firmas metabólicas principales, una consistente en lípidos y una segunda que incluía dipéptidos, ácidos grasos poliinsaturados, taurina y xantina.

Los metabolitos son pequeñas moléculas que son el producto final de las exposiciones ambientales, como la contaminación del aire y el metabolismo del cuerpo. "Piense en nuestro cuerpo como una sociedad. Estos metabolitos cumplen diferentes posiciones, como maestro, agricultor, trabajador, soldado. Necesitamos que cada uno funcione correctamente para mantener un sistema saludable", han dicho los expertos.

Sin embargo, en el trabajo descubrieron que el cuerpo humano sufría cambios sistémicos en el nivel de metabolitos antes, durante y después de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, cuando la contaminación del aire ambiente cambió drásticamente.

La contaminación del aire es una exposición ambiental que las personas que viven en lugares contaminados no pueden evitar. De hecho, la Organización Mundial de la Salud calcula que el 91 por ciento de la población mundial vive en lugares donde la calidad del aire supera las pautas recomendadas.

Una vez inhalados, los contaminantes del aire estimulan el sistema respiratorio del cuerpo, incluyendo la nariz y los pulmones. Algunas células en el cuerpo pueden estar directamente afectadas por estos contaminantes del aire, su membrana puede romperse, su secreción puede desordenarse y pueden enviar moléculas de señalización a otros órganos para respuestas posteriores.

En este sentido, los investigadores descubrieron que algunas moléculas que sirven como bloques de construcción de las membranas celulares se elevaron cuando aumentaron los niveles de contaminación del aire. "Lo bueno es que también encontramos que algunas moléculas protectoras, como los antioxidantes, también aumentaron cuando la contaminación del aire era alta, lo que indica que nuestro cuerpo tiene un sistema de defensa para reducir el daño", han zanjado los científicos.