15 de noviembre de 2014

La contaminación del aire, asociada con mayores tasas de enfermedad renal crónica

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La contaminación del aire puede jugar un papel en el desarrollo de la enfermedad renal, según concluye un estudio presentado en la Semana del Riñón 2014 de la Sociedad Americana de Nefrología, que se celebra desde el martes hasta el domingo en el Centro de Convenciones de Pensilvania, en Filadelfia, Estados Unidos.

Existen grandes variaciones en la prevalencia de la enfermedad renal crónica (ERC) en Estados Unidos y sólo una parte se explica por las diferencias en los factores de riesgo de los individuos. Para ver si la calidad del aire también puede influir, Jennifer Bragg-Gresham, de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, y sus colegas examinaron los datos de Medicare en 2010 sobre 1,1 millones de personas, así como los datos de calidad del aire para todos los condados de Estados Unidos recogidos por la Agencia de Protección del Medio Ambiente estadounidense.

Los autores encontraron una relación entre la prevalencia de la ERC y el nivel de partículas de materia presente en los distintos condados, incluso después de tener en cuenta los factores de riesgo del paciente para ERC, incluyendo la edad, la diabetes y la hipertensión. Se observó una elevada prevalencia de ERC cuando los niveles de partículas fueron de 8.4 mg/m3, muy inferior a los niveles generalmente considerados poco saludables para grupos sensibles como los ancianos (40 mg/m3).

"Si la contaminación del aire es un factor de riesgo para la enfermedad renal crónica, es probable que el impacto sea aún mayor en los países donde los niveles de contaminación son mucho más altos que en Estados Unidos. Las investigaciones futuras deben incluir un diagnóstico de la ERC basado en el laboratorio, los datos longitudinales, medidas de varios contaminantes del aire y la exposición individual, y un mayor control de los factores de confusión", concluye Bragg-Gresham.