23 de junio de 2015

Un consorcio europeo con participación española desarrollará materiales y tratamientos celulares para la diabetes

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El proyecto europeo DRIVE, consorcio europeo en el que participa el Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, va a desarrollar biomateriales y nuevos dispositivos quirúrgicos que mejoren el trasplante y la supervivencia de islotes pancreáticos productores de insulina para el tratamiento de la diabetes.

La iniciativa, puesta en marcha en junio, recibirá 8,9 millones de financiación del Programa Europeo 2020 y será desarrollado por un consorcio de 14 socios de 7 países, liderado por el doctor del Royal College of Surgeon in Ireland (RCSI), Garry Duffy.

El CIBER-BBN participa a través del grupo de investigación NanoBioCel que lidera el doctor José Luis Pedraz en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), coordinador, a su vez, de la U10-Formulación de Medicamentos de la Infraestructura Científico-Tecnológica Singular (ICTS) NANBIOSIS.

DESARROLLAR UN SISTEMA COMPLETAMENTE NUEVO

En concreto, el consorcio DRIVE (Diabetes Reversing Implants with enhanced Viability and long-term Efficacy) tiene por objetivo mejorar estos trasplantes mediante el desarrollo de un sistema completamente nuevo para entregar células pancreáticas beta de una manera dirigida y protegida.

Esto significa que se necesitarán menos donantes de páncreas para el trasplante de células, permitiendo disponer de un tratamiento más eficaz, de mayor duración y con menor demanda de páncreas y, por tanto, accesible a más pacientes. Además, el consorcio investigará para poder obtener células beta derivadas de células madre y así ampliar la disponibilidad de la terapia de trasplante de islotes a todos los pacientes insulinodependientes.

El sistema que se propone en el proyecto DRIVE se compone de un gel que imita al páncreas y contiene las células beta pancreáticas, y que a su vez está protegido dentro de una cápsula llamada 'beta-shell'. El objetivo es entregar todo este sistema con la utilización de un catéter de inyección especializado con un procedimiento quirúrgico menos invasivo que el que se utiliza actualmente.

La técnica de trasplante actual ofrece a los pacientes control de la glucosa natural para 1-2 años. El sistema que propone DRIVE tiene como objetivo proporcionar control hasta 5 años gracias al aumento de la longevidad del trasplante de células beta. El sistema podrá ofrecer ventajas adicionales a través de la liberación lenta de medicamentos inmunosupresores, lo que reduce la necesidad del paciente de medicamentos anti-rechazo a largo plazo, y por tanto de sus efectos secundarios.

En los últimos 10 años, el trasplante de células pancreáticas productoras de insulina conocidas como células de los islotes ha logrado resultados muy prometedores en adultos que han desarrollado las complicaciones más graves de la diabetes mellitus. "El reto es ahora asegurarse de que más personas puedan beneficiarse de este tratamiento mínimamente invasivo. El proyecto, con referencia 645991, ha recibido financiación del programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la UE