9 de junio de 2015

Consiguen interrumpir la progresión de una leucemia infantil prevalente

Consiguen interrumpir la progresión de una leucemia infantil prevalente
GETTY/ANYAIVANOVA

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores del Centro Médico NYU Langone y su Centro Oncológico Laura e Isaac Perlmutter, en Estados Unidos, revelan un descubrimiento potencialmente importante en la lucha contra una de las formas más devastadoras de la leucemia que es importante para uno de cada cinco niños que padecerán una recidiva a lo largo de una década.

  AVANCES CONTRA LA LEUCEMIA INFANTIL

   En un artículo de portada que se publica en la edición digital de este lunes de la revista 'Cancer Cell', los investigadores de la Universidad de Nueva York Langone y otros países informan de que han logrado detener e invertir el crecimiento de ciertos glóbulos blancos cancerosos en el centro de las células T de leucemia linfoblástica aguda (T-ALL, por sus siglas en inglés), deteniendo la acción de un receptor específico de proteína que se encuentra en abundancia en la superficie de las células T en el núcleo de T-ALL.

   En experimentos en ratones y células humanas, los investigadores encontraron que el bloqueo de CXCR4 --una molécula migratoria receptora de proteína de que ayuda a las células T maduras y atrae a las células de la sangre a la médula ósea-- detuvo la progresión de la enfermedad en la médula ósea y el tejido del bazo a las dos semanas.

   Los experimentos también dejaron las células blancas de la sangre libres de cáncer durante más de 30 semanas en ratones vivos. Además, el equipo de investigación halló que en ratones criados para desarrollar T-ALL, se agotan los niveles de la proteína a la que se une CXCR4 (CXCL12) y también se estanca la progresión de T-ALL.

   Los autores del trabajo dicen que sus resultados del estudio por primera vez "establecen claramente la señalización de CXCR4 como esencial para el crecimiento de las células T de leucemia linfoblástica aguda y la progresión de la enfermedad". "Nuestros experimentos mostraron que el bloqueo de CXCR4 diezmó las células de leucemia", resume la coinvestigadora principal del estudio y bióloga celular del NYU Langone Susan Schwab.

   Schwab, profesora asistente en la Universidad de Nueva York Langone y su Instituto de Medicina Biomolecular Skirball, explica que están en marcha planes para realizar pruebas de laboratorio similares para los antagonistas de CXCR4 más potentes, muy probablemente en combinación con regímenes de quimioterapia establecidos. Esta experta señala que los fármacos anti-CXCR4 ya están en pruebas preliminares para el tratamiento de ciertas formas de leucemia mieloide y hasta el momento han demostrado ser bien tolerados, pero estos tratamientos no han sido probados para T-ALL.

   Schwab subraya que T-ALL es "un cáncer particularmente devastador" porque no hay muchas opciones de tratamiento y señala que una encuesta estadounidense mostró que sólo el 23 por ciento de los pacientes vivió más de cinco años después de no poder mantener la remisión con medicamentos de quimioterapia estándar.

   El coinvestigador principal del estudio y biólogo de cáncer Iannis Aifantis, director del Departamento de Patología de la NYU Langone y miembro de su Centro de Cáncer Perlmutter, dice el trabajo ofrece la primera evidencia de que "los medicamentos que se centran e interrumpen el microambiente de las células de leucemia o lo que sucede a su alrededor podrían resultar eficaces contra la enfermedad".

   Aifantis dice que los experimentos en su laboratorio han demostrado que las células iniciadoras de leucemia se concentran en la médula ósea cerca de los vasos sanguíneos productores de CXCL12. Este hallazgo llevó a un esfuerzo de colaboración para investigar la expresión y función de CXCR4, ya que se une a CXCL12, que a su vez llevó a los investigadores a determinar el papel fundamental desempeñado por la señalización molecular CXCR4-CXCL12 en el crecimiento de la enfermedad.

   Aifantis cree que hace falta más investigación para descifrar cómo CXCR4 es capaz de promover y sostener T-ALL. Como parte de este nuevo estudio, los investigadores eliminaron la producción de CXCL12 específicamente de la vasculatura de la médula ósea en ratones leucémicos. La progresión de la enfermedad en la médula ósea se estancó a las tres semanas y los tumores eran más pequeños que en los ratones similares que mantienen la producción de CXCL12.

La deleción del gen CXCR4 llevó a una remisión sostenida de T-ALL dentro de un mes en ratones similares, así como el transporte de las células cancerosas de la sangre lejos de la médula ósea. El trasplante posterior de millones de células T-ALL humanas en ratones normales que luego fueron tratados con un fármaco anti-CXCR4 indujo remisión a las dos semanas, con el bazo enfermo y el tejido de la médula ósea casi volviendo a la normalidad.

Para leer más