Consiguen eliminar las náuseas y los vómitos habituales por los medicamentos contra la diabetes tipo 2

Consiguen eliminar las náuseas y los vómitos habituales por los medicamentos contra la diabetes tipo 2
6 de agosto de 2018 GETTY//PGGUTENBERGUKLTD - ARCHIVO

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Syracuse (Estados Unidos) ha conseguido modificar el principio activo de los medicamentos contra la diabetes tipo 2 para eliminar los efectos secundarios más problemáticos de los fármacos actuales, como náuseas y vómitos.

"Los medicamentos a menudo tienen largas listas de efectos secundarios que afectan negativamente el tratamiento. En la diabetes tipo 2, las náuseas y los vómitos encabezan la lista. Es la razón principal por la que las personas dejan de tomar sus medicamentos para la diabetes y disminuye la calidad de vida de millones de personas que los toman", explica uno de los líderes del estudio, el doctor Bart De Jonghe, de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Pensilvania.

Los investigadores señalan que una clase de medicamentos ampliamente recetados imita a la hormona péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1, por sus siglas en inglés) y es efectiva para controlar la hiperglucemia. Sin embargo, todos los medicamentos basados en GLP-1 aprobados causan náuseas y vómitos entre el 20-50 por ciento de los pacientes.

El equipo consiguió modificar el ingrediente activo en los medicamentos actuales, un compuesto llamado exendina-4. Al unir cada molécula de exendina-4 a la vitamina B-12, produjeron un compuesto que se absorbe menos en las regiones del cerebro que provocan náuseas y vómitos.

Los investigadores quisieron experimentar con estos efectos secundarios en ensayos con animales, algo que, aseguran, fue un "desafío, ya que las ratas de laboratorio y los ratones no pueden vomitar". Por eso, centraron su atención en la musaraña almizclera (Suncus murinus), un mamífero del tamaño de un ratón con una tendencia al vómito similar a la de los humanos.

Sus modificaciones revelaron una gran diferencia en la respuesta de las musarañas. Ambas versiones del medicamento mostraron beneficios iguales para controlar el azúcar en la sangre, sin embargo, el 90 por ciento de las musarañas que tomaron exendina-4 vomitaron, mientras que apenas lo hicieron el 12 por ciento de las musarañas tratadas con la versión modificada.

"Los resultados son llamativos y muy alentadores. Es raro ver resultados tan positivos con un nuevo medicamento en comparación con el estándar. Es difícil no ser optimista cuando se observa un cambio completo en la prevalencia del efecto secundario a favor de una tolerancia muy mejorada", señala De Jonghe.

Tito Borner, becario postdoctoral en el grupo de De Jonghe, realizó experimentos adicionales que explican las mejoras en los vómitos. El medicamento modificado muestra una activación disminuida de un área del cerebro llamada complejo vagal dorsal, que se encuentra en el rombencéfalo y se cree que coordina muchos comportamientos de ingestión, incluidas respuestas como el vómito para garantizar la supervivencia.