5 de julio de 2019

Consiguen que 13 adultos jóvenes con tetraplejia puedan mover las manos

Consiguen que 13 adultos jóvenes con tetraplejia puedan mover las manos
Campura de vídeo youtube 'The Lancet'CAMPURA DE VÍDEO YOUTUBE 'THE LANCET'

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de cirujanos autralianos han conseguido restaurar la función completa de las manos y la extensión del codo a 13 adultos jóvenes con tetraplejia (parálisis completa de los miembros superiores e inferiores), gracias a una nueva técnica basada en la transferencia de nervios, que conecta los nervios funcionales con los nervios lesionados para restablecer el poder en los músculos paralizados.

Ahora pueden realizar tareas cotidianas de forma independiente, como alimentarse, cepillarse los dientes y el cabello, maquillarse, escribir, manejar dinero y tarjetas de crédito y usar herramientas y dispositivos electrónicos. Aunque han tenido que pasar dos años para conseguir este progreso, informan desde el Austin Health en Melbourne, Australia.

Durante la cirugía conectaron los nervios funcionales por encima de la lesión de la columna vertebral a los nervios paralizados por debajo de la lesión. Dos años después de la cirugía, y tras una terapia física intensiva, los participantes pudieron estirar el brazo y abrir la mano para recoger y manipular objetos. La restauración de la extensión del codo mejoró su capacidad para impulsar su silla de ruedas y para transferirla a la cama o al automóvil.

Los hallazgos, que han sido publicado en 'The Lancet', sugieren que las transferencias de nervios pueden lograr mejoras funcionales similares a las transferencias de tendones tradicionales, con el beneficio de incisiones más pequeñas y tiempos de inmovilización más cortos después de la cirugía.

En 10 participantes, las transferencias de nervios se combinaron de forma única con las transferencias de tendones, lo que permite realizar diferentes estilos de reconstrucción en cada mano y permite a los participantes beneficiarse de las fortalezas innatas de las transferencias de tendones y nervios. Las transferencias de nervios restauraron un movimiento más natural y un control del motor más fino en una mano, y las transferencias de tendones restauraron más potencia y capacidad de levantamiento de pesas en la otra mano.

Aunque solo es un pequeño estudio, los investigadores dicen que es una opción quirúrgica segura y confiable para las personas que viven con tetraplejia. Sin embargo, cuatro transferencias de nervios fallaron en tres participantes y los autores concluyeron que se necesitarán más investigaciones para determinar qué personas son las mejores candidatas.

"Para las personas con tetraplejia, la mejora en la función de la mano es el objetivo más importante. Creemos que la cirugía de transferencia de nervios ofrece una opción nueva y emocionante, que ofrece a las personas con parálisis la posibilidad de recuperar las funciones de los brazos y las manos para realizar las tareas diarias, y les brinda mayor independencia y la capacidad de participar más fácilmente en la vida familiar y laboral", ha explicado la doctora Natasha van Zyl de Austin Health en Melbourne, Australia, quien dirigió la investigación.

"Además, hemos demostrado que las transferencias de nervios pueden combinarse con éxito con las técnicas tradicionales de transferencia de tendones para maximizar los beneficios. Cuando se recuperó el agarre y la compresión utilizando transferencias de nervios en una mano y transferencias de tendones en la otra, los participantes informaron constantemente que les gustaron ambas manos", ha añadido.

MEJOR MOVIMIENTO Y MENOR REHABILITACIÓN

Tradicionalmente, la función de la extremidad superior se ha reconstruido mediante una cirugía de transferencia de tendón, durante la cual los músculos que aún funcionan, pero que están diseñados para otra función, se reubican quirúrgicamente para realizar el trabajo de los músculos paralizados.

Por el contrario, las transferencias nerviosas permiten la reanimación directa del músculo paralizado en sí. Además, las transferencias de nervios pueden volver a reanimar más de un músculo a la vez, tener un período de inmovilización más corto después de la cirugía (10 días en un cabestrillo frente a 6-12 semanas en una abrazadera para una transferencia de nervios para la extensión del codo), y evitar los problemas técnicos asociados con la cirugía de transferencia de tendones, que incluyen la tensión del tendón durante la cirugía y el posible fallo mecánico (estiramiento o ruptura) después de la cirugía

A pesar de estos logros, la cirugía de transferencia de nervios todavía tiene algunas limitaciones. Para obtener los mejores resultados, lo ideal es que las transferencias de nervios se realicen dentro de los 6 a 12 meses de la lesión. Además, pueden pasar meses después de que ocurra la transferencia de nervios para que se produzca un nuevo crecimiento de nervios en el músculo paralizado y para que se vea un nuevo movimiento, y años hasta que se logre la fuerza total.

Sin embargo, los autores señalan que uno de los beneficios de las transferencias de nervios es que la mayoría de los movimientos que no se restauran con éxito mediante las transferencias de nervios aún se pueden restaurar mediante transferencias de tendones.

DESARROLLO DEL ESTUDIO

En total, el estudio reclutó a 16 adultos jóvenes (con edad promedio de 27 años) con lesión traumática, temprana (menos de 18 meses después de la lesión) de la médula espinal en el cuello (C5-C7). La mayoría habían tenido accidentes automovilísticos o lesiones deportivas.

Los participantes se sometieron a transferencias de nervios simples o múltiples en una o ambas extremidades superiores para restaurar la extensión del codo, el agarre, el pellizco y la apertura de la mano. Esto implicó llevar nervios en funcionamiento a músculos consumibles inervados por encima de la lesión espinal y unirlos a los nervios de músculos paralizados inervados por debajo de la lesión para restablecer el control voluntario y reanimar el músculo paralizado.

Por ejemplo, los cirujanos seleccionaron el nervio que suministra el músculo teres menor en el hombro como un nervio donante y lo conectaron al nervio que suministra el tríceps que activa los músculos que se extienden (estiran) el codo. Para restablecer el agarre y pellizcar el nervio a un músculo extensor de muñeca de repuesto, se transfirió al nervio interóseo anterior (figura 1).

En total, se completaron 59 transferencias de nervios en 16 participantes (13 hombres y tres mujeres; 27 extremidades). En 10 participantes (12 extremidades), las transferencias de nervios se combinaron con las transferencias de tendones para mejorar la función de la mano.

Los participantes completaron evaluaciones sobre su nivel de independencia en relación con las actividades de la vida diaria (por ejemplo, cuidado personal, aseo, función de las extremidades superiores, fuerza muscular, fuerza de agarre y pellizco y capacidad para abrir las manos) antes de la cirugía, un año después de la cirugía, y nuevamente dos años después. Dos participantes se perdieron durante el seguimiento y hubo una muerte (no relacionada con la cirugía).

A los 24 meses, se notaron mejoras significativas en la capacidad de las manos para levantar y liberar varios objetos dentro de un marco de tiempo específico e independencia. Antes de la cirugía, ninguno de los participantes pudo puntuar en las pruebas de fuerza de agarre o pellizco, pero 2 años después, la fuerza de pellizco y de agarre eran lo suficientemente altas para realizar la mayoría de las actividades de la vida diaria (tabla 4).

Tres participantes tuvieron cuatro transferencias de nervios fallidas: dos tuvieron una disminución permanente de la sensación y dos tuvieron una disminución temporal de la fuerza de la muñeca que se resolvió 1 año después de la cirugía. En general, la cirugía fue bien tolerada. Se registraron cinco eventos adversos graves (incluida una caída desde una silla de ruedas con fractura de fémur), pero ninguno se relacionó con la cirugía.

Contador

Lo más leído