22 de marzo de 2017

Conseguir administrar la insulina como lo hace un páncreas normal, uno de los retos de los endocrinólogos infantiles

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El objetivo de los endocrinólogos infantiles es "conseguir administrar la insulina de la forma más parecida a como lo hace un páncreas normal" en pacientes con diabetes tipo 1 y, para ello, "tenemos que estar preparados en el uso de las nuevas tecnologías disponibles, que están avanzando a pasos agigantados", ha destacado la endocrinóloga pediátrica del Hospital Universitario La Paz en Madrid, la doctora Isabel González-Casado, durante la XI Jornada de Avances en Diabetes y la XXII Jornada de Diabetes en el Niño y el Adolescentes.

Las múltiples dosis de insulina subcutánea, las bombas de insulina o los avanzados sistemas para monitorizar la glucemia de manera más precisa y sin dolor son algunas de las herramientas existentes que ayudan a una correcta administración del tratamiento para este tipo de diabetes, según González-Casado. Sin embargo, ha añadido, queda para el futuro "avanzar en las tecnologías hasta llegar al páncreas artificial".

Durante las jornadas, organizadas por la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP) con la colaboración de Lilly y en las que han participado 130 profesionales sanitarios que se dedican en España al abordaje de la diabetes infanto-juvenil, también se ha abordado la prevención, para así evitar la enfermedad en sujetos predispuestos o a detectarla en fases muy precoces y, de esta manera, actuar para que no avance y derive en complicaciones en diversos órganos como ojos, riñones, sistema nervioso o sistema circulatorio.

En este sentido, la doctora ha señalado que "la microbiota, y por tanto la alimentación, y la permeabilidad intestinal están relacionadas con el sistema inmune y, concretamente, con la diabetes tipo 1, como factores ambientales que podrían, o bien proteger, o bien predisponer a la misma".

"Estos factores ambientales y otros descritos, pero no bien conocidos, actuarían sobre individuos con una determinada predisposición genética. Dada la edad a veces tan precoz de inicio de la diabetes tipo 1 en los niños, es muy importante poder identificar estos factores ambientales, pero todavía queda mucho por descubrir", ha añadido.

Además, a pesar de que González-Casado ha rebajado la importancia del incremento de la diabetes tipo 2 en niños y adolescentes en el caso español, sí que ha subrayado que las cifras de obesidad son preocupantes.

"Esto posiblemente esté relacionado con determinados factores genéticos u otros no bien conocidos. Lo que sí es cierto es que tiene que haber una sensibilización por parte de todos para evitar la obesidad en nuestros niños y adolescentes promoviendo hábitos de vida y de alimentación saludables", ha concluido.

Para leer más